Nuestra Gente: “Los estudios son la llave del éxito”.



ENTREVISTA AL ODONTÓLOGO PERUANO OSCAR RAMIRO TRIGOSO

        ¿LOS ESTUDIOS SON O NO LA LLAVE DEL ÉXITO?

Texto y foto: Héctor Rosas Padilla

 “Los estudios son la llave del éxito”. Esto es lo que empezamos a escuchar desde que teníamos uso de razón. Nuestros padres y maestros nos lo repitieron tanto que esta frase se convirtió en un disco rayado. Y cuando no lo escuchábamos de boca de ellos, lo leíamos en algunos textos de lectura.

Impulsados por este dicho, algunos tratamos de ser los mejores en la escuela y, después, en la universidad. Pero no todos los que obtienen un título profesional, en nuestros países, llegan por una u otra razón a ejercer su profesión. Y no a todos los que ejercen su profesión les sonríe la fortuna.
Dr. Oscar  Trigoso.

Mi pregunta: ¿Los estudios  son o no la llave del éxito? Más de uno ha dicho  que “los estudios no son la puerta del éxito”. Por ejemplo, el español Salomón Aguado, ganador en el 2001 de un importante premio nacional relacionado con la educación. “Sin embargo, sin estudios las puertas no se abren fácilmente”, remarca el profesor español Víctor Cuevas. “¿Contradicción? En absoluto, los estudios son una condición necesaria pero no suficiente. Se necesitan habilidades personales, inteligencia emocional, capacidad de sufrimiento, perseverancia y, quizás suerte. Una suerte que tienes que forjarte para poder estar en el sitio oportuno en el momento oportuno”, manifiesta.

Como podemos ver, los estudios no lo son todo para triunfar, pero son muy necesarios en estos tiempos porque con ellos hay más posibilidades de progresar y de alcanzar el éxito de una manera más eficaz. Por eso, no tomemos muy en serio a Soichiro Honda cuando dice: “Un diploma es menos útil que una entrada de cine. Con una entrada de cine uno puede ir a un teatro y pasar una buena velada; pero con un diploma, no se está muy seguro de poder entrar en la vida”.

En las últimas semanas he recurrido a muchos profesionales y no profesionales para que emitan su opinión al respecto. Uno de ellos es el doctor peruano Oscar Trigoso, quien tuvo muy en cuenta los estudios tanto en su patria  como en E.U.A. En Perú estudió odontología en la Universidad de San Marcos y en este país, después de prepararse concienzudamente, convalidó su profesión de dentista y comenzó a trabajar como tal y actualmente posee una clínica dental en Los ángeles, donde radica desde hace 29 años.

Trigoso dice  que “La educación en cualquier parte del mundo es el arma más efectiva para lograr el éxito y sacar adelante a la familia, así como para contribuir con el desarrollo del país”.

Refiriéndose a nuestra gente, manifestó que “los hispanos que estudian y se gradúan en una universidad americana tienen la garantía y seguridad de un futuro promisorio y estable. Representarán la esperanza de nuevas generaciones en un mañana no muy lejano”.

(Sobre la importancia que nuestros jóvenes se aboquen a estudiar, y de las que nos habla Trigoso, está resumida en un estudio realizado por la UC Berkeley. Ahí se señala que “el futuro económico de California mejorará  o empeorará de acuerdo al éxito que tenga el Estado en mejorar el porcentaje de estudiantes hispanos que completen sus estudios universitarios”).

Remarcó que él no se hizo odontólogo ni llegó a convalidar su título de la noche a la mañana. Siempre pensó que para hacer realidad ambas cosas tenía que recurrir forzosamente a los libros. O sea  tenía que quemarse las pestañas. “Decepcionado por la situación económica, política y social de mi patria vine a este país con mi familia y numerosos sueños. Y como todo inmigrante me abrí paso aquí entre muchas dificultades, pero eso no hizo que yo olvidara mi propósito de convalidar mi profesión. Llegado el momento y contando con el apoyo de mi esposa comencé a estudiar y pronto hice realidad este gran sueño que me llevó a otro: Tener mi propia clínica y a gente trabajando para mí. Todo es cuestión de proponerse y perseverar”.

Acerca de lo que dicen muchos individuos que estudiar una profesión en este país cuesta mucho dinero, el doctor Trigoso es de la idea que vale la pena hacer este gasto porque es la mejor inversión que se puede hacer. “Lamentablemente, la falta de interés por buscar orientación e información con respecto a las oportunidades de estudios hacen que muchos  adultos y jóvenes justifiquen que no estudian por falta de dinero y de tiempo. Cuando muy bien sabemos que en California, por ejemplo, existe mucha ayuda económica y orientación en las escuelas. Soy de la idea que para no educarse ningún pretexto es válido… la edad ni el factor tiempo deben ser impedimentos. Ahora con el progreso de la tecnología, uno hasta puede educarse  e incrementar su cultura en su casa. Ahí está el internet.”

Y como no hay mejor forma de enseñar a nuestros hijos que con el ejemplo, Trigoso manifestó que es bueno que los muchachos vean lo que sus progenitores hacen por sí mismos y por ellos en materia de educación, pues así comenzarán a valorarla. “Definitivamente, los padres jugamos un papel muy importante en la formación educativa de nuestros hijos. Y esto porque en los primeros años de vida de un ser humano se ha de estructurar la formación definitiva de su personalidad. Y si a ello le agregamos un buen ejemplo y orientación estamos asegurando su futuro educativo”.

Sobre la incursión de los padres en la educación de los muchachos, no cabe duda que nuestro entrevistado está de acuerdo con el ex presidente de la Asociación de Maestros de California, Wayne Johnson, cuando dice que “La participación  de los padres de familia es decisiva para el éxito en la educación. Los maestros no podemos solos… La colaboración de la familia es vital. Los estudios demuestran que los niños se desempeñan mejor cuando los maestros y las familias trabajan en equipo para ayudar a los niños a aprender”.

“Y como mi esposa Silvia y yo tomamos conciencia de este rol en la vida estudiantil de nuestras dos hijas, hoy puedo decir que lo que se siembra se cosecha. Ellas trabajan para el gobierno norteamericano y están muy involucradas en su profesión y la comunidad latina. La mayor de mis hijas tiene un master en salud pública, y la menor es abogada (fiscal)”.


HÉCTOR ROSAS PADILLA (Cañete, 1951). Estudió periodismo en la Universidad de San Marcos de Lima. Es autor del poemario CUADERNO DE SAN FRANCISCO (2009), y del libro de ensayos LA EDUCACIÓN Y LOS HISPANOS EN LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA (2010).
Es miembro del comité editorial de la revista literaria peruana SOL & NIEBLA que dirige el poeta Juan Carlos Lázaro. Actualmente radica en California.

No hay comentarios.:

POST VIEW

¡Come on David!

Por Néstor Rubén Taype David, de ascendencia portuguesa era más bien delgaducho y una altura que superaba los seis pies, barbado ...

Popular post