Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2014

"LAS BODAS DE REBECA"

Imagen
Estabamos muchos de aquellos jovencitos y chicas que la conocimos en la década del setenta, rememorando anécdotas y travesuras que cometíamos los casi adolescentes que conformábamos el personal de reservaciones en nuestra querida aerolínea naranja. Pero el tiempo se había vencido, era la noche del sábado 18 de septiembre y al día siguiente nuestra jefa partiría rumbo a Miami y de allí a Lima. Parecía mentira pero el sueño de traerla se había cumplido; después de cuatro días estábamos despidiéndonos en su habitación del Hotel Hampton inn en Harrison, Nueva Jersey. Estuvimos recordando todas las experiencias que pasamos junto a ella cuando llegamos al viejo Hotel Bolívar un mes de Octubre de 1974, lugar donde quedaba la oficina central de Faucett, ella era la Jefa de Pasajes y nos quedamos allí hasta que asumió la Gerencia Comercial. Fueron más de veinte años los que transcurrieron a su lado hasta la fecha en que nuestra aerolínea cerró sus puertas. Ahora en el 2005 al verla nuevamente …

El País de los hombres solos

Imagen
Por: Néstor Rubén Taype
De pronto dejó su asiento y sin mayores preámbulosdio rienda suelta a sus mejores pasos de baile, comprimidos seguramente en esa soledad agobiante. Al ondulante ritmo de un tema de moda danzó por unos cuantos segundos,después regresó  y tomando el vaso lleno de cerveza, bebió apurado rebalsando el licor;al terminar se limpió la boca con sus manos varias veces, y eructósonoramente.
Yo estaba sentado en una de las mesas de la barra de los “Polacos” en alguna ciudad de Nueva Jersey, acompañado de mi mejor amigo, quien me había dado la mano para ubicarme en este país – Vamosa tomar unos tragos – me había dicho, para celebrar mi primer cheque cobrado después de quince días de trabajo. –Y por si acaso yo invito – me aseguró.Llegamos y después de acomodarnos, frente a nosotros estaba un señor entrado en años quien amablemente se acercó a saludar a mi amigo, y luego a mí.
-¿Recién llegado verdad? - Si – le respondí – tu cara lo dice todo
Regresó a su asiento y mi amigo me…