viernes, 23 de diciembre de 2011

Fujimori: Corre el Reloj

Fuente: http://www.caretas.com.pe/

Y las apuestas. Detrás de trámites para indultar al ex presidente se libran intensas discusiones médicas y políticas. Arriba, Santiago Fujimori dijo que su hermano no estaba de acuerdo en pedir el indulto. Pero Keiko Fujimori ya anunció que pedido se hará después de navidad.

La temporada navideña trajo una nueva ola de opiniones en el debate sobre la posibilidad de que Alberto Fujimori reciba un indulto presidencial. Lo definitivo es que la familia del encarcelado ex presidente ya se encuentra recabando la información médica para realizar el trámite. A estas alturas no existe, para sus abogados, otro camino que logre su libertad. El último informe del INEN puede ser determinante, pero ahí también hay posiciones encontradas entre los especialistas. ¿Es el indulto, como indica el ex presidente Alan García, también un “arma interesante” que tiene el gobierno para mostrarse dadivoso? ¿Alguien cree en Papá Noel?

El debate sobre la posibilidad de indultar a Alberto Fujimori retomó fuerte viada en los días previos a la Navidad. Al informe del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN) publicado en CARETAS 2208, y pasada la crisis ministerial del gobierno, se han escuchado opiniones de todas las tiendas políticas a las que se sumaron en los últimos días las de los expresidentes Alan García y Alejandro Toledo, además del Nobel Mario Vargas Llosa, de vuelta en Lima para las fiestas de fin de año.

La sensibilidad con la materia es de tal magnitud que la discusión volvió a arreciar a partir de un absurdo pedido de indulto que llegó a Palacio de Gobierno. El remitente, Cesáreo Vargas, se presenta como directivo del desconocido Organismo Nacional Derechos Humanos y en su breve carta se refiere a una “enfermedad terminal” que no ha sido mencionada en ningún informe médico.

A través de un comunicado, la familia Fujimori negó tener alguna relación con el pedido. En cambio, reconoció que se encuentra recabando la información para tramitar la gracia presidencial de la que dispone Ollanta Humala.

Según una breve declaración del ex presidente en junio pasado, y las palabras posteriores de su hermano Santiago, Alberto Fujimori no se encontraba de acuerdo con pedir un indulto.

El escenario ha tomado un rumbo distinto. A pesar de que anunció la próxima presentación de dos nuevos hábeas corpus, César Nakazaki, abogado de Fujimori, le aseguró a él y a la familia que ya no sacarían nada de la vía de apelaciones en el Poder Judicial. El jurista consideró “imperioso” desarrollar la vía del indulto.

Según trascendió, los Fujimori aún no reciben los exámenes solicitados al INEN.

CARETAS pudo confirmar que la última junta médica para evaluar el caso se realizó el 4 de noviembre a pedido del Poder Judicial. Luego de la mencionada publicación, el PJ respondió que la junta fue convocada por el pedido de la Justicia chilena, que solicitó el testimonio de Fujimori en casos planteados por el Estado peruano luego de completado el proceso de extradición.
MÉDICOS EN DEBATE
¿Cómo se juegan las cartas en el INEN?

El doctor Hugo Lozada, jefe del departamento de Salud Mental, es quien más expresa su convencimiento de la procedencia del indulto. En junio declaró que, debido a su depresión, Fujimori “es una persona que se podría morir en cualquier momento”.

El doctor Lozada ha visitado a Fujimori en la prisión de la Diroes durante varios sábados y con él ha ido una enfermera especializada que le trató una dolencia en los pies relacionada con la hipertensión arterial registrada en el documento de noviembre (“insuficiencia vascular periférica”). Este tratamiento concluyó hace unas pocas semanas.

La de Lozada no es una opinión necesariamente compartida por los demás jefes de departamento (CARETAS 2208). Fueron ocho los que participaron en la mencionada junta médica. Pero, según la información recabada por esta revista en el nosocomio, los doctores Juan Postigo Díaz, del departamento de Cabeza y Cuello y Eduardo Payet, de Abdomen, también se encontrarían de acuerdo con la figura del indulto.

Otros especialistas, como Fernando Barreda de Especialidades Médicas y Daniel Arbaiza de Neurología, observan la posibilidad con más escepticismo.

No queda claro, a estas alturas, si los mismos médicos integrarían la junta para responder la solicitud de los Fujimori. Tampoco si los términos del documento deben ser más categóricos que los que se desprenden del que publicó CARETAS y cuyas conclusiones más importantes estaban en el “alto riesgo de recidiva” del operado cáncer a la lengua y la “evolución tórpida, de pronóstico reservado” de su trastorno depresivo.

Es probable que, siendo la depresión una punta de lanza en la argumentación que trabaja Nakazaki, haya exámenes realizados por profesionales del hospital psiquiátrico Víctor Larco Herrera.

La discusión médica tiene su lado político. Y los políticos y las encuestas ya le dieron carácter de salud pública.

ARMAS Y GRACIAS
Alan García, inmerso en su reaparición mediática y la presentación de su nuevo libro, tocó la nota discordante de este villancico.

“Cada día que pasa Alberto Fujimori tiene más años y evidentemente su situación, según las fotos que se ven…me duele personalmente, es una tragedia. Siempre he creído en la justicia, pero no creo en la crueldad ni en el ensañamiento con el que está vencido y que no tiene mayor futuro”, declaró en la mañana del lunes 19 a RPP.

García calificó el indulto como “un arma interesante que tiene el gobierno en sus manos” para “mostrarse bondadoso y generoso”. Si bien reconoció que el país puede “quedar mal poniendo en libertad a una persona que ha sido juzgada por crímenes y haber roto la democracia”, agregó que el Fujimori “de hace 20 años es diferente a una persona de hoy, en el sentido de que ya fue sancionado y, lo que es peor para un político, avergonzado”.

Mario Vargas Llosa, en cambio, declaró en sentido totalmente contrario luego de recibir el doctorado honoris causa de la Universidad Cayetano Heredia la tarde anterior. El novelista dijo brevemente que tal gracia solo debía ser concedida si el beneficiario sufría “una enfermedad terminal”.

Cabe aclarar que el reglamento de indultos es más laxo y también incluye casos en los que “pese a padecer enfermedades no terminales, la naturaleza de las condiciones carcelarias pueden colocar en grave riesgo la vida, salud e integridad” del interno. También califican “los afectados por trastornos mentales crónicos, irreversibles o degenerativos” (CARETAS 2185).

En entrevista publicada por La República, Alejandro Toledo demandó que “si presentan una solicitud de indulto humanitario, yo diría tres cosas: primero tendría que haber evidencias contundentes de que está en sus días finales. Dos, estas evidencias necesitan ser verificadas por especialistas, por una junta de médicos nacionales o internacionales, y ahí podemos conversar. Y tres, también hay que preguntarles a las víctimas”.

Toledo advirtió que “si el presidente Humala quiere indultar al presidente Fujimori, sin tener los elementos de juicio de lo cual hemos hablado, allí sí tiene una ruptura”.

Según las palabras del propio ex presidente, Perú Posible ya había roto con el gobierno con la designación del gabinete encabezado por Óscar Valdés (CARETAS 2211). Por eso fue pertinente la respuesta del presidente del Legislativo, Daniel Abugattas. “No sé cuántas veces puedes quitarle el respaldo a alguien”, ironizó al tiempo de reconocer que Toledo es un demócrata “a carta cabal”.

En los círculos de Palacio observan que el indulto es también una carta política, y más si se toma en cuenta la volatilidad de la alianza política entre el nacionalismo y la chakana. Se comenta que Humala tiene cada vez menos disposición para responder las llamadas telefónicas de Toledo. No debe ser muy cómodo lidiar con un amigo que, un día sí y otro no, amenaza con patear el tablero porque busca evitar asumir los pasivos de un gobierno que no es el suyo.

El escenario de una alianza parlamentaria entre el gobierno y el fujimorismo, o siquiera un tácito entendimiento por la “gobernabilidad”, era impensable hasta hace poco. Pero también lo era el reemplazo de Salomón Lerner por Valdés.

Como su nombre lo indica, el indulto es humanitario. Pero, en palabras de Alan García, también puede ser un arma interesante.

lunes, 12 de diciembre de 2011

En el Campamento de ‘Artemio’


Fuente: www.caretas.com.pe
Entrevista de Gustavo Gorriti

Gustavo Gorriti entrevista a "Artemio". El líder de Sendero Luminoso en el Huallaga acepta la derrota pero señala: "Hay un conjunto de problemas derivados de este conflicto armado que se tienen que discutir en una mesa de negociación".

Selva del Huallaga.- Es la tarde del jueves 1 de diciembre y luego de navegar largo rato en el torrentoso y encrespado río Huallaga, hemos avanzado a contracorriente por un tributario, y luego por otro. Al fin, desembarcamos en una playa muy pequeña, cubierta por la vegetación. Avanzamos un par de cuadras, por un camino que se adivina antes que se ve, hasta que un hombre armado emerge del bosque y ordena el alto.

Somos cuatro periodistas, tres de IDL-Reporteros y un británico. Hemos hecho un largo camino, por rutas solitarias y ríos embravecidos, hasta llegar ahí, y a nadie le molesta esperar un poco. El senderista que nos dio el alto sería indistinguible de un soldado, con el fusil Galil, el pantalón de camuflaje y el polo negro, si no fuera porque en este último lleva estampados la hoz y el martillo. Habla por un walkie-talkie, avanza y desaparece por un rato y finalmente retorna y nos pide que avancemos.

En unos metros, el bosque se abre en un claro y adentro, en rigurosa formación de orden cerrado, una treintena de senderistas armados permanece impasible, en atención, mientras que la persona de mayor edad que obviamente los comanda, deja su puesto al costado de la columna y se acerca a saludarnos. Es ‘Artemio’, el jefe senderista del Alto Huallaga, el único miembro del Comité Central de Sendero de las décadas del 80 y el 90 que se encuentra todavía en libertad, y uno de los más veteranos alzados en armas en el mundo, luego de 30 años de guerra continua, en parte de la cual llegó a tener un gran poder y a sentir la victoria al alcance de la mano, antes de la larga adversidad y la irreversible derrota, que hoy reconoce sin que ello lo lleve a rendirse.

El jefe senderista se aproxima y saluda afablemente a los periodistas. Somos Romina Mella, de IDL-Reporteros; Bladimir Angulo, periodista de Aucayacu y corresponsal de IDL-Reporteros; Dan Collyns, colaborador de The Guardian, corresponsal de la BBC hasta hace poco y ahora de la TV china; y yo.

Observo a ‘Artemio’ y la tropa que lo acompaña. Estos últimos son 31 senderistas, todos bien uniformados, aparentemente bien alimentados y en buen estado físico. No hay dos fuerzas armadas en el mundo que tengan los mismos detalles en los movimientos y maniobras de orden cerrado, pero este grupo sería virtualmente indistinguible de nuestro Ejército si no fuera por los símbolos comunistas en sus polos y por la mayor variedad de armamento. Hay fusiles Galil y AKM, junto con varias escopetas de corredera y hasta alguna mini-Uzi.

Luego de establecer las identidades de cada uno de los miembros del grupo de periodistas, ‘Artemio’ nos anuncia que tenemos una pequeña marcha por delante. Empezamos a buen paso por una zona de bosque relativamente ralo y plano, que parece haber drenado la borrascosa lluvia de la noche anterior, hasta que aparece delante nuestro un cerro barroso y empinado. El ascenso empieza y pronto las mochilas parecen multiplicar su peso, los pulmones se hacen casi tan deficitarios como la economía griega y los resbalones en la pendiente barrosa llevan a escoger la seguridad antes que la dignidad y agarrarse de cualquier rama, aunque la mano se pueda cerrar sobre el aguijón de una hormiga izula, como eventualmente sucede con dos del grupo.

Largos, agitados minutos después, se corona la subida en una meseta fresca, con un bosque abajo ralo, pero de dosel cubierto. Los senderistas han armado ahí un campamento rústico, con toldos de plástico negro, bancas improvisadas y una cocina de fuego abierto junto a toldos que actúan como difusores de humo. El lugar está oculto y a la vez en una posición dominante. Los senderistas ya han distribuido vigías y ‘Artemio’ está listo para la entrevista, que se dará ese día hasta bien entrada la noche y el día siguiente desde temprano hasta pasado el mediodía.

Hace algunas semanas recibimos en IDL-Reporteros el mensaje de que ‘Artemio’ estaba interesado en dar una entrevista. Nosotros no dudamos en aprovechar la oportunidad de esclarecer actos y justificaciones del pasado y el presente, pero exigimos que no hubiera condicionamiento alguno en la entrevista. ‘Artemio’ aceptó y pidió a la vez reserva en cuanto a la ubicación precisa del lugar. Aceptado ello por nosotros, viajamos al Alto Huallaga y seguimos la ruta de aproximación que nos dieron antes de establecer contacto con nosotros. Apenas lo hicieron fue evidente el control oculto pero preciso que tuvieron en todo el largo tramo final de recorrido. En el terreno, la inteligencia senderista parece funcionar con eficacia, y sus medidas de seguridad y contrainteligencia se ven simples pero competentes. Ninguno daba la impresión de estar preocupado de que hubiéramos sido seguidos.

Y ahí estaba ‘Artemio’, memoria viva aunque no precisamente imparcial de treinta años de violencia en el Huallaga, nacido en Camaná, licenciado del EP (sirvió en el BTQ 221, un batallón de tanques en el sur del país) que llegó al Huallaga entre 1980 y 1981 para zambullirse en la guerra que hasta hoy no acaba.

A continuación, algunos fragmentos de la larga entrevista cuya versión completa puede leerse en IDL-Reporteros (reporteros.pe).

Usted lleva virtualmente treinta años alzado en armas. Sin embargo, la guerra terminó (…) Abimael Guzmán Reynoso ya ha dado virtualmente por concluida la guerra y, sin embargo, usted prosigue alzado. ¿Por qué? ¿No le han notificado que la guerra terminó?
(Abimael Guzmán es) mi jefe, el jefe del Partido Comunista del Perú (…) De hecho que la guerra prácticamente ya terminó el 2000 (…) (La solución política no ha ocurrido) por la intransigencia política del Estado y de los gobiernos de turno que plantean una postura de rendición incondicional (…) cosa que objetivamente no podemos hacer. Nosotros planteamos una mesa de negociaciones para discutir los diversos problemas derivados de este conflicto armado interno que queda del post-2000.

¿Qué es lo que pueden discutir si ustedes mismos reconocen haber sido derrotados?
El problema es que no se resuelve solo a través de un mandato de orden de pacificación, que se rindan, depongan las armas y ya (…) hay un conjunto de problemas derivados de este conflicto armado que deben ser discutidos en una mesa de negociaciones y no simplemente como un mandato del Estado, de que los exterminen, los acaben y que no hay diálogo ni nada…

(…) ¿Usted está dispuesto a entregarse?
Yo pienso que hay que discutirlo en una mesa de negociaciones antes de plantear un tema así directo de ‘entregarse’.

(…) Pero su partido no está alzado en armas en este momento. El único que está alzado en armas es usted (aparte del SL-VRAE que ya no los obedece). Entonces, ¿no es usted mismo quien tendría que discutir los términos de la rendición?
Eso depende que lo autorice el doctor Guzmán. Si él autoriza que lo haga, yo lo hago. Pero yo trabajo por el conjunto de mi partido (…).

Entonces, ¿usted obedecería una orden directa de Abimael Guzmán Reynoso … de iniciar negociaciones de entrega?
Por supuesto que sí. De negociaciones para discutir los diversos problemas derivados de este conflicto armado interno… incluso de ponerse a derecho. Yo estoy dispuesto. Si debo inmolarme en aras de salvaguardar los derechos fundamentales de mis camaradas (…), lo haría. Pero tienen que haber las garantías necesarias para eso.

(…) ¿Usted está de acuerdo, coincide con que la guerra iniciada por ustedes el 17 de mayo de 1980 terminó en derrota para ustedes?
Sí, eso es real. No vamos a negarlo. (Gustavo Gorriti)

sábado, 10 de diciembre de 2011

Chile: Achacan crisis educativa en el país al neoliberalismo


Fuente: www.noticias.aollatino.com
Por Marcel Garcés. Corresponsal

Santiago, Chile.- La crisis que vive el sistema educativo de Chile tiene su origen en la imposición del modelo neoliberal durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), señaló hoy a Notimex el experto Luis Eduardo González.

El director del Centro Interuniversitario de Desarrollo (Cinda) aseveró que durante el régimen militar se impuso la lógica del modelo neoliberal, con una "educación superior bajo criterios de mercado y una privatización del sistema".

Agregó que también existe un condicionante político, con la Universidad de Santiago (ex Universidad Técnica del Estado) y la Universidad de Chile como grandes instituciones establecidas en todo el país y con una tradición de lucha estudiantil y democrática.

La dictadura de Pinochet consideró que, por ello, ambas casas de estudio "podrían ser centros y focos de resistencia, por lo que estratégicamente convenía dividirlas y disgregar su alumnado y profesores", acotó González.

"Sin embargo, curiosamente, la división, hecha partiendo de la división política del país, ha redundado en un sistema que está territorialmente bien distribuido y que le ha dado una mayor identidad de las universidades regionales", subrayó.

Agregó que "lo esencial era que el modelo tradicional de universidades estaba pensado para que su docencia satisficiera demandas sociales y no las demandas del mercado".

"Se creaban, tanto en las universidades privadas como en las públicas, las carreras que interesaban para el desarrollo del país y no las carreras que generaban mayores demandas de matrículas y, por lo tanto, mejores posibilidades de autofinanciamiento", insistió.

Además, apuntó González, "la investigación estaba mucho más orientada hacia el desarrollo científico, al crecimiento del saber y al desarrollo del país".

Ahora, en cambio, "la investigación se centra en la transferencia tecnológica, en las demandas de quienes pueden solventar las investigaciones", donde se privilegia "la prestación de servicios" educacionales.

"Y en cuanto a la gestión, antes lo principal era que hubiera relevancia académica y hoy día lo principal es que las cosas se autofinancien y haya eficiencia en la gestión", concluyó.

lunes, 28 de noviembre de 2011

El huésped misterioso del 'caso DSK' era un empresario francés


Fuente: www.elmundo.es

La llama de la conspiración en el 'caso DSK' continúa avivándose. Según el diario 'Libération', el huésped misterioso de la suite 2820 -que la camarera Nafissatou Diallo visitó minutos antes y después de su encuentro sexual con Dominique Strauss-Kahn- era un empresario francés.

Hace unos días, un artículo del periodista de investigación Edward Jay Epstein -especialista en teorías de la conspiración- volvía a apuntar que el entonces director del Fondo Monetario Internacional (y favorito para batirse contra Sarkozy en las presidenciales de 2012) pudo ser víctima de un complot cuando el pasado mayo fue detenido en Nueva York, después de que Diallo le acusase de agresión sexual. El caso fue desestimado tres meses después por las dudas sobre la credibilidad de la denunciante.

Una de las claves a las que apuntaba el periodista era que la camarera visitó la habitación 2820 -en la misma planta que la del patrón del FMI- tanto antes como después de acudir a la suite del político galo. Según los datos de las llaves electrónicas del Sofitel, Diallo acudió en tres ocasiones a la 2820 antes de limpiar la de DSK, pero lo ocultó en sus primeras declaraciones tras la denuncia. Tras su encuentro sexual, también volvió a la 2820.

"¿Había alguien en la habitación 2820 junto a Diallo durante y después de su encuentro con DSK? De ser así, ¿quiénes eran y que hacían allí? ¿por qué Diallo negó que hubiese ido a la habitación?", planteaba el periodista.

Ahora, 'Libération' apunta que el misterioso ocupante de la habitación era un "hombre de negocios" francés. El diario de izquierda cita a una fuente próxima a la investigación.

Según esta fuente, el empresario declaró a los investigadores que "pasaba unos días de vacaciones en Nueva York".

Otros indicios sospechosos
El artículo de Epstein -publicado en 'The New York Review of Books'- plantea dudas sobre los vínculos entre el grupo hotelero Accor (al que pertenece el Hotel Sofitel de Nueva York) y la presidencia francesa.

La investigación de la revista plantea además que el día en que Diallo lo denunció, a Strauss-Kahn le desapareció su Blackberry. Al parecer, ese teléfono móvil podría haber sido pinchado, puesto que un mensaje enviado por DSK a su esposa, Anne Sinclair, había sido presuntamente leído en la sede de la gubernamental UMP en París poco antes de que sucedieran los hechos por los cuales Strauss-Kahn fue detenido horas después.

El reportaje plantea interrogantes también sobre el comportamiento de los responsables de la seguridad del establecimiento hostelero, que al parecer iniciaron un "baile festivo" después de que avisasen a la policía por la denuncia de la camarera.

Epstein alude además a una presunta relación entre esos empleados y un antiguo alto funcionario francés próximo al presidente Nicolas Sarkozy. El partido de Sarkozy se apresuró el sábado a desmentir su participación en el presunto complot.

Nafissatou Diallo mantiene sus acusaciones contra el político y le reclama una indemnización por daños y perjuicios. Precisamente, este lunes debía celebrarse la primera audiencia del proceso civil, pero ha sido retrasada. El abogado de Diallo ha precisado que el aplazamiento no tiene nada que ver con el artículo de Epstein.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Los buildings rojos



Por: Néstor Rubén Taype
El bendito despertador suena peor que nunca, vuelve a sonar con ese tono rasposo, metálico, sus timbrazos son horrorosos; en realidad el ruido que derrama es el mismo, soy yo el que las escucha en diferentes tonos por el halo de nostalgia que aun arrastro desde mi partida de Lima.
Después de tomar un baño arreglo mis cosas para ir a mi segunda semana de chamba y tengo todavía en mis narices el aroma de Lima, el smog de los microbuses, los gritos de mis hijos jugando en la sala. Mi paladar alcanza a degustar el sabor del último platillo que devoré hace menos de un mes antes de salir de casa: un tacu tacu con su pancito francés y mi cafecito de cebada.


Ahora camino por unas avenidas muy limpias, autos nuevos se deslizan por sus calles y unos modernos buses asoman por sus esquinas con paraderos en la que sus gentes esperan y suben ordenadamente. La agencia de empleos queda felizmente a unas pocas cuadras del lugar donde vivo y me toma unos diez minutos en llegar, el calor es insoportable y las noticias en televisión dicen que llegaremos a un poco más de 35 grados centígrados, una temperatura aun desconocida para mí.
El lobby de la agencia está llena de hispanos y en su mayoría peruanos que están hablando de las noticias de Lima, ellos al parecer ya se conocen, yo soy el recién llegadito. Me preguntan si es cierto lo que dicen del “chino” pues según ellos es el mejor gobernante que hemos tenido y el único que derrotó al terrorismo. Yo les respondo que con ese pretexto se quiere quedar veinte años más, que todo apunta, hasta donde yo estuve, que su gobierno se venía abajo por la corrupción de su asesor de inteligencia.
La mayoría habla a su favor dicen que todo es mentira por la bronca política de sus enemigos y sin proponérmelo me veo en un carga montón inesperado, felizmente aparece Gustavo el encargado de la agencia de empleos y me salva del apuro, nos atiende muy gentilmente dándonos detalles del lugar a donde trabajaremos.
- Ok muchachos – dice- se van ir aquí nomás a los buildings rojos, Omar please lleva tú la hoja del control de horas de los muchachos.
Todos salimos, bajamos las escaleras y vamos a la esquina donde hay una tienda de ropa muy conocida en la zona, cerca está parqueada la camioneta de Omar y subimos.
- Yo los llevo chocheras, pero cada uno se regresa por su cuenta ya saben, para quien no me conoce mi nombre es Omar pero me pueden llamar “Rambo”
Me siento al lado de Juan Carlos, es la tercera vez que lo veo y es más bien callado y muy introvertido, tiene un castellano bien educado y es muy formal en sus conversaciones, después me diría que fue profesor en Perú.
Omar, la pinta nomás lo delata de que es un tipo bien mosca, vivo, se la sabe todas, dicen que fue policía en Lima, usa un pañuelo amarrado en la frente al estilo Rambo, chapa que al parecer lo disfruta mucho.

Llegamos al tercer piso de estos edificios que realmente son rojos tal como los conocen, la gente se relaja y se acomoda en un cuarto que sirve de vestidor. Se sueltan las mochilas y también las bromas entre los que se conocen, la chacota peruana, el chongo infaltable. Por su carácter obviamente que Juan Carlos es el punto, le cae de todo, él solo sonríe y diríamos que trata de llevar la fiesta en paz exhibiendo una buena correa bastante fingida diría yo.
- Oye Juan Carlos porque nunca te cambias esa maldita truza roja carajo, estas pasando todo el verano con la misma cosa, si no la cambias te los voy a romper compadrito – Dice Omar en tono de burla.
Éste lo mira y sonríe, su sonrisa es más bien nerviosa denota cierto temor me mira y vuelve a sonreír, sabe de la fama de “Rambo” lo abusivo que es y me dice bajito que se está luciendo con la gente.
Entonces sorpresivamente armándose de cierto valor para no quedar mal con el auditorio que escucha atento las burlas de Omar se anima y habla.
- Es mi ropa compadre, es mi ropa no es la tuya, ¿Cuál es tu problema?
- Cual es tu problema huevón, cuál es tu problema, me jode que uses esa cojudez todo el tiempo.
Omar iba a decir algo más cuando de pronto apareció el supervisor de aquel lugar llamado los buildings rojos, un gringo desaliñado que habla algo de español y no cesa de fumar, tiene los brazos tatuados y las orejas llenas de aretes – come on guys, al almacén… mucho trabajo…poco dinero….eh – comenta con su voz nasal.
Nos dio la hora de comer, que en realidad es solo media hora, Juan Carlos me conversa y dice cosas como que ese tipo lo tiene de punto, que ya no lo iba a aguantar, que su paciencia estaba en el límite, que una más y era capaz de agarrarse a golpes. Yo lo escucho, se que solo son palabras, Juan Carlos no va a hacer nunca nada de lo que está hablando, en el fondo está atrapado en sus propios temores, sus miedos sus fantasmas, su enorme timidez estaba a flor de piel. Alguien me contaría después que él quedó afectado de los nervios a raíz del abandono de su esposa, quien lo dejó para irse a vivir con un amigo suyo a quien dio alojamiento en su casa.
Pasadas las ocho horas de rigor regresamos al cuarto donde dejamos las mochilas y maletines. Comenzamos a cambiarnos y cuando ya la mayoría se había retirado aparece Juan Carlos, yo lo estaba esperando, él toma la misma ruta que yo.
Levantó su mochila que dejó en el suelo y lo abrió, saco un polo y luego su famosa trusa, el polo estaba intacto, pero la trusa estaba cortada en tiritas, como una minifalda de flecos.
- Yo te dije huevón que te la iba cortar, a ver si mañana vienes con otra cosa – le dijo Omar, mientras se acercaba hacia él.
- ¡Te voy a acusar donde Gustavo y también te voy a llevarte a la corte por hacerme esto!
“Rambo” como gustaba que lo llamaran se acercó hasta poner su rostro frente a la de Juan Carlos, casi rozándole la nariz le dice – auméntame los cargos a la corte cabrón, acúsame por cortar tu maldito y apestoso short y también por romperte la cara………… te espero afuera.
Charlie estaba espantado, nervioso hasta el límite, aun así me dijo – esto es el colmo, me veré obligado a pelear con este tipo ¿Y sabes qué? Yo me tengo miedo por que cuando peleo me desconozco y puedo hacer daño, no se medirme hermano, no se medirme.
Pero se negaba a salir, así que después de animarlo aceptó que lo acompañara, antes de salir le pregunté si tenía otro pantalón, me dijo que no y que se pondría solamente el que estaba hecho trizas.
Tenía yo un polo más y se lo di para que se lo amarrara en la cintura y se cubriera para regresar a casa.
Mientras caminaba miraba a todas partes esperando que Omar apareciera, mientras yo le repetía que él no iba a venir.
Cruzamos el puente del río Passaic y llegamos a la avenida Rodgers.
- Anda tranquilo, devuélveme el polo cuando puedas – le dije
Juan Carlos siguió caminando por toda la avenida subiendo para su casa.
Lo vería después muchas veces pero no volvimos a trabajar juntos, siempre educado, un caballero formal, no volvimos a hablar sobre el incidente, yo sabía que le incomodaba en sobremanera, entonces evitaba mencionarlo.
Una mañana lo encontré en la estación de trenes de la ciudad y al parecer lucia de buen humor
- ¡Cayó el chino, sabias cayó el chino! – Me dijo – fíjate que estabas en lo cierto, pero se fue al Japón, de allí nadie lo saca compadre. Entonces para despedirse se daba el trabajo de mencionar siempre alguna frase célebre de las conocidas y a veces soltaba alguna novedosa y decía – esta es de mi cosecha, escucha:
¿Quien es el peor enemigo de un hispano? Otro hispano, por lo menos aquí, no lo olvides hermano, no lo olvides, nos vemos, nos vemos.

sábado, 29 de octubre de 2011

MONÓLOGO DESDE LA CELDA 39 (REPORTAJE)

                                              Foto: Prestada de flickr.com

Por: Héctor Rosas Padilla


¿Es injusta la justicia a veces? Esta es la pregunta que me estoy haciendo a un par de horas de abandonar esta cárcel. Y mi respuesta es: ¡Sí, lo es! Lo puedo afirmar ya que lo estoy experimentando en carne propia. Y hasta lo podría gritar para que me escuchen todos los que ahora están a mi alrededor. ¿Pero qué ganaría con decir la verdad? ¿Cambiaría en algo mi situación? ¿Me liberarían de este uniforme y de estas esposas que estrangulan mis muñecas? Estoy seguro que dirán que soy un latino que no sabe lo que dice. ¡Se equivocan! Yo sí sé lo que digo. No tendré muchos estudios como los jueces, pero puedo darme cuenta de qué pie cojea la justicia. Porque de no ser justa la justicia, yo, Persy M., de ninguna manera hubiera estado encerrado ni un minuto en esta cárcel. Pero lo cierto es que he permanecido aquí por más de veinte días que han sido para mí los más dramáticos en mis cuarenta años de vida. Más dramáticos que los que pasé en un lugar de la selva peruana cuando era adolescente y tenía que cruzar ríos torrentosos o áreas llenas de serpientes. Sí, estos han sido mis peores días, y todo por las acusaciones de una mujer, de la madre, por desgracia, de mi hija. No es cierto que yo haya hecho caso omiso a la orden de no acercarme a ella. Tampoco es cierto que la haya maltratado cobardemente, lo juro por mi padre Cecilio que en Dios paz descanse. Pero como no tengo plata para asesorarme con un buen abogado, mejor dicho, para negociar con la justicia, estoy preso por delitos que no he cometido. Y también como ella es gringa y yo soy hispano y no hablo bien el inglés, la justicia se ha ensañado conmigo. Pero yo les voy a demostrar a todos que las cosas no han sido así. Que era ella la que rompía el rastraining order, o sea la que venía hacia mí, por dinero, a cada rato. Que yo no he cometido ningún acto de violencia doméstica. Es cierto, tengo un mal carácter, estallo en cólera cuando alguien me agrede verbalmente. Es cierto, yo no soy una monedita de oro, no lo voy a negar, pero de ahí a golpearla, a dejarle la huella de mis manos en su cara, eso no es verdad. Miente, siempre ha mentido, sobretodo, cuando no le doy el dinero que me pide… o cuando le impido que se intoxique con vino, uno de sus vicios.

¡Pero qué días perros los que he pasado aquí! ¡Qué días tan terribles y amargos! ¡Cómo no recordar mi ingreso nada triunfal a esta cárcel, a este infierno llamado cárcel! ¡A esta pequeña jungla donde hay que sacar las garras para que te respeten! Donde hay que cuidarnos el trasero para que no nos violen. Estaba esposado como si fuera un vil criminal, y vestía un uniforme amarillo, color que odiaré mientras viva porque siempre me va a traer a la memoria esta prisión. Era grande la ira que sentí entonces por encontrarme en este lugar donde muere la libertad. ¿Para qué me han traído aquí? me preguntaba. ¿Qué crimen he cometido Dios mío? ¿A quién he matado para que me tengan así? ¡Soy inocente de los cargos de los que me acusan! me daban ganas de gritarle a mis custodios en su cara. Pero la orden había sido dado, y aquí tenía que esperar hasta el día de mi comparecencia en una corte, día que esperaba con gran ansiedad para tratar de demostrar mi inocencia, día que al fin ha llegado…

Y cómo no recordar mis primeros días en esta gigantesca jaula donde estoy seguro que muchos justos como yo están presos, mientras los verdaderos criminales andan sueltos por las ciudades. Mientras la mujer que tiene algunos de los peores vicios y es la que no cumple con las órdenes de la corte, entra y sale de su departamento sin ninguna restricción de su libertad. “Es ella la que debe estar aquí, saboreando la sal del encierro”, murmuraba. Me parecía mentira que estuviera en esta celda horrible y apestosa, compartiéndola, al principio, con un salvadoreño que también había llegado por razones de violencia doméstica, y que fue una buena compañía para mí. Pero no era suficiente la presencia de este individuo con quien llegué a entablar una gran amistad. Yo quería ver a mi hijita, a mi hermana y a uno que otro familiar más. Ninguno de ellos daba señal de su existencia. “Dónde están mis parientes que no los veo…”, recuerdo que cantaba, en voz baja, parodiando un famoso vals peruano. “Perdón les pido si alguna vez les falté el respeto, si alguna vez les ofendí, pero no me echen al olvido”, suplicaba.

En esos primeros días recuerdo también que no probé bocado alguno, y no por un capricho, sino porque el hambre se me había ido, como también se me fue el sueño en las dos primeras noches por estar pensando y pensando en que injustamente me encontraba en el peor lugar del mundo. “Prefiero estar muerto en un cementerio, pero no en este sitio. Mi madre se moriría de pena al verme aquí”, pensaba. Solamente salía de esta celda para ir al baño a orinar o para vomitar bilis, solamente bilis, ya que nada tenía en el estómago. En estos viajecitos al baño comencé a comprender que me encontraba en un lugar sumamente peligroso, cuando vi una primera gran pelea entre pandilleros. También pude ver la clase de castigo que se le imponía a los que convertían la cárcel en un campo de batalla o cometían cualquier otro desorden o se les encontraba con drogas. La policía los pone en el “hueco” que como su mismo nombre lo dice es un hoyo muy profundo en la tierra donde uno no puede verse ni a si mismo porque la oscuridad es absoluta, según me dijo mi segundo compañero de celda, mexicano él, quien me dio un gran consejo: Si no quieres ir a parar al “hueco” no hagas problemas, y si no quieres “que te parta la madre” algún preso que haga algo ilegal, mantén la boca cerrada. “Recuerda que en boca cerrada no entran moscas”, me dijo. Desde entonces he tenido muy en cuenta este consejo. Por eso, nunca ha salido de mi boca ni una palabra a la policía sobre las guerras que he visto entre los grupos raciales que hay aquí. O de las peleas entre “sureños” y “norteños”, pandillas mexicanas que se odian a muerte. Tal vez porque siempre me he hecho de la vista gorda y nunca me he metido con nadie es que muchos compañeros de prisión quieren ser mis amigos. Tal vez también porque soy muy tranquilo y respeto bastante a las autoridades es que me he ganado el aprecio de algunos de los custodios.

Después de los seis días, y movido por el recuerdo de mi madre y mi hija, recién comencé a salir para comer y realizar ejercicios. “No puedo darme al abandono, mis seres queridos me esperan”, me decía a mí mismo. También salía para ver televisión, bañarme y jugar ajedrez con otros presos, con quienes me había hecho bien “collera”. Asimismo, para asistir a clases de computación, de inglés y sobre violencia doméstica. Los domingos comencé a ir a la pequeña iglesia que hay dentro de la cárcel. Ahí le pedía a mi patroncito San Nicolás que mi hermana me visitara lo más pronto posible. Nunca antes había sentido tanta necesidad de ver a mi hermana. Quería saber de mi hija y mi mamá. Pero ahora entiendo porque ella no llegaba, porque no recibía mis mensajes telefónicos. La razón: Es imposible que los que están afuera se comuniquen con los que estamos aquí adentro, sino depositan una determinada cantidad de dinero. También es necesario que nosotros hagamos la cita para reunirnos con nuestros parientes, gestión que desconocía, y razón por la que cuando ella quiso visitarme, por primera vez, no pudo verme. Vanos fueron sus esfuerzos para conseguirlo. Tuvo que abandonar este lugar sin verme, no sin antes dejar un dinerito para mí, y del cual yo pude disponer solamente algunos días después, de acuerdo a las reglas de la prisión. ¡Dólares caídos del cielo! ¡Dólares salidos de la cartera de mi hermana que así nomás no suelta el dinero porque le cuesta mucho trabajo ganarlos! Con ellos pude darme el lujo de comprar las golosinas de mi agrado y algunas de las cosas deliciosas que se venden en la tienda de esta cárcel, porque, a decir verdad, la comida que nos sirven aquí es para tirarla a la basura, no tiene sabor a nada. Además, es tan poquito lo que nos dan que siempre quedamos con hambre. Con ese dinero también me compré el par de zapatillas que ahora estoy luciendo.

Así como gracias a mi hermana comencé a comer cosas ricas, gracias a ella también tuve las primeras noticias de mi hija, ya que a partir de entonces empezó a llamarme más seguido para hacer realidad un encuentro entre nosotros, el cual se llevó a cabo pronto y sin ningún problema, al igual que las dos veces más que ha venido a visitarme en estos veinte días. En estos encuentros hemos hablado de la suerte que voy a correr en la corte, ya que como no tengo un abogado a quien pago por sus servicios, cualquier cosa podría sucederme, incluso una deportación que es lo más probable si es que el patrón San Nicolás no me da una manito… si es que no ilumina a los jueces. También he hablado con mi hermana acerca de mi hija y de las almas buenas que he encontrado en esta prisión. Aquí no solamente viene a dar la gente mala, la gente que es un dolor de cabeza para la policía y la sociedad. ¡Se equivocan! no todos los que llegan a este lugar son culpables de lo que se les acusa. Y si hay muchos que lo son, antes de condenarlos hay que entender que no todos hicieron lo que hicieron porque les gustar violar las leyes o porque tienen un instinto criminal. No todos son unos desalmados o facinerosos. Algunos son buenísima gente, como, por ejemplo, el peleador profesional que no se mete con nadie, a no ser cuando algún preso “maloso” quiere agredir a otro. Ahí interviene él para calmar los ánimos. Todos le respetan y le tienen cierto miedo. Este moreno musculoso salió en mi defensa cuando un “güero”, todo cubierto de tatuajes, quiso agredirme durante un partido de futbol. Desde entonces nos hemos hecho tan grandes amigos que nos buscamos el uno al otro para hacer nuestros ejercicios en el patio o jugar el ajedrez… o para ir a la iglesia. Su nombre es Naji y está detenido por motivos de violencia doméstica, según me dijo sin darme más detalles. Le voy a echar de menos ahora que probablemente deje para siempre esta cárcel, y me deporten a mi país. Claro, esto no sucederá si rechazo el cargo de rastraining order y acepto el cargo por violencia doméstica. Es una recomendación del defensor público que abogará por mí. ¿Aceptar el cargo de violencia doméstica, así no la haya cometido? Se dan cuenta cómo funciona la justicia. ¿Aceptar algo que uno no ha cometido sólo para salvarse de unas penas severas o para que las sanciones sean más suaves? ¿Qué clase de justicia es ésta? me pregunto tal vez por última vez en esta mi celda número 39, celda que abandonaré para siempre de un momento a otro para ver en una corte no sé si al rostro de la justicia o la injusticia. Celda que será habitada enseguida acaso por un delincuente convicto y confeso. O acaso por otra persona inocente como yo… persona que no tendrá el dinero suficiente para contratar al mejor de los abogados para que lo saque de esta cárcel en cuestión de minutos, así sea culpable o no de los delitos de los que se le acusa. Persona que al igual que yo se preguntará: ¿Qué clase de justicia es ésta?

jueves, 27 de octubre de 2011

Víctor Villalta se lanza para concejal en Harrison, Nueva Jersey





Víctor Villalta es un conocido residente de la ciudad de Harrison, NJ y además uno de los primeros inmigrantes que llegaron en la década del 60. Un peruano que tiene una interesante historia y que continuación brindamos un resumen de la entrevista realizada por el periodista peruano Mariano Barahona, director del quincenario El Amauta,  de amplia circulación en el estado de Nueva Jersey.

En días pasados le hicimos una entrevista al señor Víctor Villalta un peruano nacido en Lince y que ya tiene 48 años residiendo en los Estados Unidos, específicamente en  Harrison, Nueva Jersey y esta será la segunda vez que don Víctor postule para concejal en la ciudad donde reside.
“Estudié la primaria en Lince, luego en el distrito de la Victoria, en el año 63 llegué a los Estados Unidos y residí por espacio de un año en Newark, al año siguiente me mudé a Harrison donde radico con mi familia hasta hoy día”, nos refiere este peruano que es uno de los más antiguos en arribar a esta localidad.
Cuando llego a Harrison en el 64 continúo mis estudios en la High School de la ciudad, era para mi raro y especial, no veía a mi alrededor gente hispana, indudablemente había que ir madurando sicológicamente y formando una personalidad, menos mal que en mi hogar me alentaban y me aconsejaban como tenia que continuar el camino” , dice don Víctor y de paso dando miradas al vacío, al recordar sus inicios que lo supo aprovechar   y que hoy lo ponen como un ejemplo a nuestro compatriota.

En el año 67 cumplo con el Servicio Militar y fui marine, ya tenía 17 años y estuve en el cuerpo 3 años, al darme de baja, ya estaba enamorado con Eleonora, la que es mi esposa hasta hoy en día. De esta unión familiar tenemos cuatro hijos: Víctor, Victoria, Lisa y Dina, tenemos siete nietos y todos son hombres, ojala uno de ellos algún día sea el alcalde de Harrison, ciudad a la que quiero como mi segunda patria por que me dio y facilitó todo lo que puedo disfrutar hoy en día “, continuó relatándonos este peruano que es muy conocido en el  Estado de Nueva Jersey ya que fue concejal en el 2004 junto a otro peruano, Jesús Huaranga.
Al estar casado con Eleonora una irlandesa de la cual me enamoré a primera vista había otras responsabilidades que cumplir y allí es cuando ingreso a una compañía vinculada a repuestos para autos y teníamos que surtir a los Body-shop,  aquí en esta empresa me pusieron  como vendedor.  Por mi eficiencia y tener un buen record en el periodo 73-74 me dan el cargo de jefe de personal en el departamento de producción. Continué trabajando en escala ascendente y me enviaron a trabajar a la ciudad de Chicago como gerente general“,  nos relata Víctor que muchos lo aprecian por que es un peruano que tiene una enorme vocación de servicio además de su gran carisma que denota cuando uno lo ve transitar por las calles de Harrison y es saludado por antiguos como por nuevos  residentes de diferentes nacionalidades de una ciudad a la que antes se le conocía como “La Miraflores peruana”
En el año 85 retorna de Chicago y labora en Newark pero continua viviendo en Harrison, luego llega el año 2004 y se lanza como concejal representando al partido Demócrata, gana y es integrante de la casa municipal siendo el alcalde el señor Raymond Mc. Donough. El año 2008 tuvo que abandonar el municipio al perder su reelección.
“De aquellos años hasta hoy he aprendido mucho más, a esto tengo que confesar que extraño mucho trabajar a favor de mi comunidad por mi vocación de servir y aunado al apoyo de mi familia, me ha hecho decidir lanzarme nuevamente. Estoy convencido que perdí mi elección aquellos años tal vez por un exceso de confianza o por situaciones que no permitiré se vuelvan a repetir”
Víctor nos confía que esta con mucha fuerza y  trabajando puerta a puerta y otra cosa que es fundamental es no haberse desconectado de la comunidad. Él en estos años de descanso tuvo una misión laboral siempre a favor de la ciudad trabajando con los ancianos, niños y jóvenes.
“Me alegra mucho lo que hace el peruano en esta parte del país, veo mucho espíritu de progreso y esto merece resaltarse. Hace como ocho años que no voy al Perú pero no es por olvido sino por falta de tiempo. Si gano, el triunfo se los dedicaré a mis viejitos que ya descansan en paz, ellos son Dina y Víctor Villalta. Quiero decirte además que yo respeto mucho a El Amauta, como olvidarme si este quincenario nació en Harrison y mira nomás ya pasaron dieciocho años y cada día esta mejor, te felicito por eso Mariano”
Con todas estas respuestas encerradas en comillas, terminamos un diálogo con este compatriota que ya a la distancia le dio a nuestra nación un lauro que como peruanos le debemos ponerle atención. Con un abrazo y fuerte apretón de manos nos despedimos de Víctor Villalta que si todo sale como se espera, lo tendremos nuevamente como concejal de Harrison luego de las elecciones que se realizaran el próximo ocho de noviembre.

martes, 25 de octubre de 2011

Un grito contra la barbarie



Por Sonia Aparicio
www.elmundo.es


«¿Qué cree usted que es un artista? ¿Un imbécil que sólo tiene ojos si es pintor, oídos si es músico o una lira que ocupa todo su corazón si es poeta? Bien al contrario, es un ser político, constantemente consciente de los acontecimientos estremecedores, airados o afortunados a los que responde de todas maneras. No, la pintura no se hace para decorar pisos» (Picasso, a un periodista, tras la IIGM)

Si intentáramos explicar a un niño qué es el 'Guernica', cada uno daría mil matices, pero todos coincidiríamos en una idea común: que el cuadro más famoso de Pablo Ruiz Picasso es un grito contra el horror y la barbarie de la guerra. De cualquier guerra. De todas las guerras.

«En 'Guernica' no hay bombas, ni aviones, ni nada por el estilo porque no es una guerra u otra guerra, ni ésta ni aquella; es la manera en que Picasso muestra su rechazo a cualquier tipo de violencia de la guerra», explica Paloma Esteban Leal, conservadora del Museo Reina Sofía, donde el cuadro 'descansa' desde 1992, sometido a estrictas medidas de conservación y seguridad. A partir de ahí, cada uno de los elementos que integran el lienzo puede ser objeto de múltiples y distintas interpretaciones. El toro, el caballo, la madre con el hijo muerto, la paloma, la ventana en llamas, la bombilla en el centro, los restos del guerrero…

«Más allá de lo que digan los expertos, es interesante escuchar a las personas que no lo son», dice José Lebrero, director del Museo Picasso de Málaga, «porque si hay algo que hace estas grandes obras tan especiales, es que trascienden cualquier discurso culto o retórica histórico-artística; nos llevan a unas dimensiones y a un espacio que tienen muchas lecturas. Yo, más que decir lo que es 'Guernica', intentaría escuchar lo que otra persona cree que es».

Son muchas las teorías que desgranan cada centímetro del lienzo, la simbología y el significado de lo que el artista quiso expresar con cada una de las figuras que pintó, sus antecedentes e influencias. Dos tesis principales centran este especial. Por un lado, la que defiende el director de fotografía José Luis Alcaine, convencido de la influencia que pudo tener en la mente creadora del malagueño la adaptación que Frank Borzage hizo para el cine de la novela de Hemingway 'Adiós a las armas'. También en 'Los horrores de la guerra', de Rubens, se ha visto mucha de la simbología que recoge el lienzo de Pablo Ruiz Picasso.

La Historia del 'Guernica' comienza en enero de 1937, cuando el Gobierno de la República encarga a Picasso un gran cuadro de 11x4 metros para el pabellón español de la Exposición Universal que se celebraría ese año en París. Desde el 1 de mayo, en un ático del número 7 de la parisina rue des Grands Augustins, el malagueño invierte varios días en numerosos esbozos preparatorios —un total de 62—, antes de abordar el lienzo en blanco. El 10 de mayo empezó a pintar su gran obra de 3,51x7,82.

Pocos días antes, el 26 de abril, la localidad vasca de Gernika había sido bombardeada y devastada por la Legión Cóndor alemana. El tema corre de boca en boca entre los españoles en París y la prensa francesa también se hace eco de ello. Todos los expertos coinciden en que los comentarios populares y las imágenes en blanco y negro que publican los periódicos del ataque indiscriminado sobre la población civil y la devastación de la ciudad dan definitivamente al malagueño el tema para la obra que en esas fechas tiene entre manos.

'Guernica' es una de las ocasiones en que Picasso se implica en el tema social y deja por unos momentos su vida personal, que es lo que le suele inspirar más frecuentemente. La obra, alegato universal contra la violencia y la barbarie, viajó por Europa y EEUU —y el lienzo sufrió mucho por ello— en busca de simpatías y fondos para la causa republicana, silenciada tras el triunfo franquista, en 1939. Picasso expresó su deseo de que el cuadro no volviera bajo ningún concepto a España mientras no se restableciera la democracia. Y tuvieron que pasar más de cuatro décadas para que el 'Guernica' pisara suelo español. Un recibo de 150.000 francos sirvió al Gobierno para demostrar la propiedad de su encargo. El 10 de septiembre de 1981, el 'Guernica' aterrizaba en el aeropuerto de Madrid-Barajas.

                                                   Foto: Pablo Ruiz Picasso

domingo, 16 de octubre de 2011

“Chancadito”…... Historia de un inmigrante



¡Vinny, Vinny the sweeper section number two, apúrate puñeta! Gritaba Ronie por el altavoz que se escuchaba por todo el grandísimo warehouse.
Venancio, que era su nombre real se alegraba que lo llamara su supervisor favorito y se reía de la frase que utilizaba para hacerlo mientras repetía – puñeta, puñeta, puta que pendejo el boricua -
Lo primero que me dijo cuando lo conocí fue lo difícil de acostumbrarse a trabajar en el tercer turno y que hiciera todo lo posible por mantenerme despierto. Comenzar a las nueve de la noche y terminar a las cinco de la mañana o más no era una tarea fácil.
Durante ese tiempo las pase negras por que me dormí infinidad de veces y hasta soñaba mientras caminaba, bastaba recostarme contra la pared para que Morfeo se hiciera presente invitando al profundo e inmisericorde sueño.
Despertaba sobresaltado y asustado entre cajas y paletas dentro de un camión que me había tocado trabajar preocupado por si había algún supervisor cercano que me pudiera reportar.
Vinny me dijo entonces que era mejor turnarnos para dormir alguito siquiera una media horita. Así buscábamos un camión en la puerta de carga más lejana y mientras uno dormía el otro laboraba cerca para pasar la voz a tiempo y no pase nada que pudiera perjudicar nuestro trabajo.
Al igual que yo él manejaba el montacargas o fork-lift como también se le conoce y lo hacia muy bien, ya tenia como seis meses en el puesto y estaba bien considerado en la compañía. Siempre me repetía que Ronie el boricua supervisor de su sección, era un excelente tipo gran colaborador aunque bastante exigente.
- Puta hermano a mi me ha ayudado bastante este boricua por eso cuando me pide un favor yo vuelo, sabes que le encanta la jalea y la parihuela, se muere por esos platos.
Así mientras me contaba lo del boricua íbamos a los Valles Encantados un conocido restaurante de comida peruana a pedir la famosa parihuela para Ronnie.
A las ocho y media de la noche ya estábamos en la esquina de Rodgers con la avenida Harrison esperando el carro que nos llevaría a DOGO Inc. Así se llamaba la compañía donde trabajábamos.
Cuando ya tuve una semana en el puesto recordaba el primer día que Tavo el chofer de Abecco, nuestra agencia de empleos, me pasó la voz para este nuevo puesto en la noche.
Llegué entonces a la esquina de siempre y encontré a Vinny esperando también la movilidad. Cuando llegó la camioneta y entramos pude ver a dos personas, uno se llamaba Rafael y el otro Omar, sí, el mismo que tuvo la bronca con Charlie.
Partió el carro raudo rumbo al trabajo a pasar la primera noche, la prueba de fuego con la consigna de no quedarse dormido.
Éramos cuatro los que estábamos designados a ese warehouse y además todos hispanos que sentíamos muchas veces el racismo de parte del personal, especialmente de los afroamericanos.
Vinny era algo extraño y definitivamente ya tenía muchos demonios dentro que se manifestaba en su trato por ratos algo hosco y violento.
Conforme iba conociéndolo me di cuenta que no tenia amigos, digamos gente que pudiera frecuentarlo. Siempre hablaba de su estadía en California y cualquier tema lo relacionaba con California que allá era chevere, que allá estaba su novia y siempre repetía que iba a volver para quedarse definitivamente.


Alguna vez me contó de lo difícil que fue su niñez de un padre que lo rechazaba, de las golpizas que recibía por sus travesuras y sus malas juntas, de los problemas familiares y la marginación de parte de ellos que lo marcaron convirtiéndolo casi en un resentido social, alguien que solo buscaba algo de cariño donde sea donde fuera. Me decía que trabajó de todo en Lima, pasando por ambulante, palanca de microbus y cargador de verduras y papas en la parada. De su suerte con las mujeres frase que repetía siempre ufanándose de ser un don Juan cosa que parecía solamente una fantasía que albergaba inocentemente en su cabeza como una suerte de aliento personal para su casi ausente amorío con las féminas.
Me fui dando cuenta que era difícil ser su amigo por que él consideraba la amistad casi como una propiedad. Así aunque parezca increíble él decía o decidía quienes podrían ser las amistades de sus amigos.
Vinny consideraba a Omar su enemigo por lo tanto yo estaba prohibido de hablarle y cuando lo hice me gané su eterna bronca.
El warehouse era grande muy frío durante el invierno, los portones estaban siempre abiertos para la llegada de los camiones. Había que usar botas, jackets gruesos, guantes y en lugar de gorras era mejor un pasamontañas por que protegía el rostro, sin contar los polos y pantalones térmicos
Para calentarnos un poco íbamos a ayudar a don Pepe que era como nuestro jefe.
Él se encargaba de encender los calentadores que se colocaban en los camiones para que no se frisen ciertos productos, estos calentadores eran una especie de cocinas delgadas y altas impulsadas a gas.
Así pasábamos algo cómodos mientras afuera la nieve caía pacientemente derramando su blancura por calles, techos, puentes y carreteras de esta vieja ciudad no dejando escapar ni el recodo más escondido de un basement. El viento de cuando en cuando rompía la calma empujando ahora la suave nevada dentro de los portones, dificultando el trabajo de cargar los camiones imponiendo sanciones a nuestros cuerpos castigando nuestras manos.
Acabada la tarea de los calentadores regresábamos a manejar el fork-lift, manteniéndonos siempre en movimiento por que el inmisericorde frío nos llegaba a los huesos nos congelaba hasta el pensamiento
Así a veces sentado en algún portón miraba el espectáculo nocturno de puentes y carreteras que más allá desembocaban en el puerto de Newark, autos y camiones desfilando unos tras otro interminablemente brillando sus luces como un árbol de navidad. Me preguntaba entonces como llegué a parar aquí lejos de mi país, como podía haber salido dejando a la familia como uno de tantos. Me preguntaba entonces que cosa vendría después, como terminaría esta historia y cuando traería a mi familia. También asomaba el miedo a vivir solo como muchos inmigrantes viendo crecer a sus hijos a la distancia conviviendo con sus seres queridos a través del teléfono y el internet. Extrañaba a mis hermanos, a los amigos de toda la vida, a la Lima querida, húmeda, nublada, sucia, con ambulantes, microbuseros y todo; igual la echaba de menos igual los recuerdos se juntaban haciéndome un nudo en la garganta.
Encontré una noche a Vinny trepado en uno de los andamios que se usaban para guardar la mercadería, estaba allí agazapado con unos binoculares mirando hacia uno de los portones.
Le pregunté que pasaba y que era lo que miraba, horas después mientras cenábamos me contó que estuvo chequeando a un pendejo que se escapaba todas las noches. Ese tipo era Omar apodado “Rambo” que estaba cansado de sus jodas, decía que era un abusivo y que finalmente uno de los dos tenia que irse luego haciendo ademanes con sus manos terminó diciéndome
- Y por supuesto que quien se va, no es precisamente este pechito –
- Ya te he contado que yo me tumbado un montón de cabrones que se creen mucho, que se la pegan de mandones, especialmente hispanos que son mas abusivos que los gringos.
- Llevo cinco años aquí en este país y lo que he aprendido es que no te puedes dejar pisar por nadie ni de a vainas por que estos pendejos y abusivos joden, joden a su propia gente.
- Suave Vinny take it easy Vinny, puta tampoco te creas tanto cabrón.
- Es que tú no sabes nada pues huevón, eres nuevito, te cuento para que no te jodan.


A Vinny si teníamos que reconocerle que era un excelente trabajador muy disciplinado, inteligente y perfeccionista; casi un vicioso del trabajo creo que para él ya no era un oficio era mas bien una obsesión.
Era una forma de mantenerse ocupado y que su cabeza no piense no se diera cuenta que la soledad lo agobiaba, no quería sentir la ausencia de amigos esa falta de amor de parte de su familia. Deseaba olvidarse de sus propios demonios de sus odios cansado de ser un marginal deseaba simplemente estar ocupado dormir y luego comenzar otra vez.
Poco a poco iba descubriendo que perdía sus amistades y no podía controlar su genio su carácter lo traicionaba y terminaba siempre como el escorpión, haciendo daño.
Nunca tuvo buenas relaciones con sus colegas del trabajo salvo con Don Pepe a quien si respetaba por su edad.
Así una noche comprobó que “Rambo” se escapaba del warehouse por algunas horas en la madrugada, continuo siguiéndole los pasos logrando que lo sorprendiera el supervisor boricua Ronnie y por lo tanto le echara el ojo hasta que finalmente una noche le comunicaron que estaba despedido.
Omar que si tenia papeles nunca imaginó que su “lorna” e ilegal a quien ellos lo llamaban “chancadito” le hiciera tremenda jugada para botarlo del warehouse, cosa que se enteraría muchos meses después.
De allí para adelante Vinny se sintió el rey del warehouse era un pavo real que hacia ostentación de su poder y además insinuaba que se le tenia que temer.
Un buen día muy temprano coincidimos en la panadería Fajinhas siempre llena de gente haciendo cola para el pancito y el cafecito misma casa del jabonero, el que no cae resbala. Casi todos se conocen, ahí estaba también la famosa señora que dicen cubana, algo gordita ya entrada en años, sentada en su mismo sitio tomando su café al lado de su inseparable bastón. Ella paraba allí casi todos los días como parte de la escenografía de ésta concurrida panadería de la ciudad en el 2001.
Nos saludamos con Vinny y nos sentamos a tomar desayuno a pesar que nuestra amistad ya no era la misma. Me estuvo comentando del trabajo, reclamándome sobre unas paletas que yo habría movido sin su autorización. Solo me reí y le dije que no estábamos en el trabajo y que se olvidara del asunto.
De pronto me dijo – Puta este vaso esta medio quebrado voy a cambiarlo – Yo le dije que solo estaba un poco chancadito que no era para tanto.
- Oye esta chancadito como tu – le dije sonriendo.
Se molestó de la broma y me preguntó repetidas veces quien le había puesto esa chapa.
En realidad yo sabía quien se la puso pero no era necesario decírselo él insistía saber por que ese sobrenombre, yo le daba gusto con algo de maldad.
- Dicen que por la carabina compadre, ósea la pepa, el cacharro pues Vinny - El miraba como distraído a otro lado y repetía – chancadito, no, chancadito; puta que pendejos.
Vinny un poco alzado y vanagloriándose de su supuesto poder y de considerarse fijo en el trabajo cometió el error de sentirse intocable.
Como ocurre siempre la temporada baja llegó y diariamente salíamos mas temprano de lo normal pero Vinny siempre salía más tarde para acumular sobretiempo.
Recibió un aviso de la compañía por esta acción pero él continuo sin hacer mayor caso.
Vinny seguía enceguecido por su vanidad y el abuso del sobretiempo paso a mayores. Una noche al llegar a la ventanilla del gringo Fred, rutina que hacíamos todas las noches al llegar al warehouse y éste le dio la mala noticia que ya no pertenecía a la empresa y por lo tanto sus servicios habían terminado esa misma noche.
Estaba yo afuera del warehouse junto al camión de comida comprando un café, cuando bajo él y me dijo algo. La noche estaba fría y aunque no había nevado soplaba un viento helado que nos hacía temblar. En ese momento entraban una serie de camiones que llegaban para dejar su carga haciendo un gran ruido. No lo escuche bien y cuando pasaron los camiones y el ruido me dijo que necesitaba un taxi para ir a su casa. Él no sabía mucho de este servicio por que siempre esperaba a alguien que lo llevara hasta el paradero más cercano para tomar su bus. Le dije que de allí a casa le iba costar mas o menos veinte dólares y luego de aceptar le pedí la movilidad.
Mientras esperábamos el carro se quedó callado y no habló absolutamente nada así estaba Vinny el sabelotodo el que se creía intocable estaba jodido. Quizás recordaba ese momento nuestras conversaciones cuando hablamos que mucha gente creía que los gringos eran uno cojudos y que uno se los podía pasear cuando quería, nada mas falso y nosotros que habíamos visto bastante lo sabíamos él lo sabia. Vinny que había peleado contra los abusivos y pendejos de todas las factorías había terminado igual que ellos haciendo ostentación de su poder y de cuando en cuando jodiendo a los novatos. Cuando apareció el taxi nos acercamos y abrió la puerta, con la mirada distraída me dio la mano mientras repetía – me botaron, puta me botaron, que pendejos, que pendejos. De pronto inesperadamente antes de entrar al taxi me dijo
- Mira el faro de este carro, aquí en este costado, te diste cuenta, esta chancadito, jeje chancadito como yo – me dijo sonriendo.
- Oye Vinny, mientras puedes ir a buscar chamba en Abecco o en el Mostro.
- Mira compadrito este pechito nunca, me escuchas, este pechito nunca se va a quedar sin chamba huevón, yo mismo soy, mañana mismo me consigo otra cosa mejor que esta
El taxi partió y se llevó a Vinny dentro con todos sus resentimientos y sus odios, algo era cierto Vinny nunca se quedaría sin chamba como él decía por que la chamba era su vida el mejor remedio para olvidar sus pesadillas.
Como muchos otros el derrotero para un ilegal estaba otra vez en su punto de partida

jueves, 6 de octubre de 2011

“Antonio, el Ché”…… Recuerdos de un inmigrante




“No ché no bebo, no puedo, te acompaño con un jugo de naranja nomás, mirá ché como te estaba diciendo, al principio tenés que luchar con la soledad con esa falta de compañía entonces más que recibir cariño vas a tener la necesidad de darlo a quien sea pero darlo, por eso esta bien que tengas planeado traer a tu mujer y tus hijos ché.
Los que vivimos solos tenemos a la soledad como compañera, unas veces se va pero siempre regresa ché. Cuesta mucho saber si estas enamorado o simplemente querés llenar ese vacío que tenés; por eso vas a ver tantos casos de engaños de gente que dice ser esto y es lo otro, tratando de sacarte el máximo provecho económico.
Mirá ché…….están pasando el resultado de las elecciones, va ganando ese Bush, ojala no gane….. ojala no gane.
Yo solo me casé una vez ché, ósea me casé por amor solo una vez, aquí soy casado dos veces para facilitar papeles. Si, me casé en Brasil pero soy argentino de Córdova a mucho orgullo solo que viví como diez años en Brasil en Sao Paulo, y allí me casé con una morena brasileña muy linda, muy linda pero falleció, falleció al año de casados y de allí nunca más me enamoré creo que mi amor murió con ella.
Me fui al Paraguay que esta allí cerca nomás y viví en una comunidad indígena y fíjate ché que aprendí a hablar el guaraní, y cuando iba a los mercados de la ciudad por allí encontraba algunas personas que hablaban en guaraní y yo me metía en la conversación y me miraban muy raro, y me decían como podía hablar su lengua sino era paraguayo eres muy blanco me decían.
Sabes que un buen día cansado de la rutina me fui a trabajar a los desiertos árabes, si , así como oyes terminé en Arabia Saudita trabajando en los pozos petroleros, mirá esta foto este flaco con barba soy yo estoy muy joven fueron seis meses no soporte más ché.
Es que no podés imaginar el calor que hace allá, no te podés imaginar, parece que el sol estuviera a un metro de tu cabeza ché es increíble, me vine para la Argentina y de allí el año setenta me vine para aquí viví entre Newark, Harrison y Kearny, siempre en Nueva Jersey.
Pase de todo ché me cogió inmigración muchas veces, dos veces fui deportado pero volví a venir hasta que arreglé mi situación. Así que no te preocupes si inmigración te detiene tu tranquilo nomás si no pones resistencia ellos no te van a esposar ni nada, luego te dan un tiempo para que te presentes al Juez y de allí un plazo para que dejes el país y aun puedes apelar si tenés algo en que apoyarte.
No hagas caso a lo que la gente habla ché la gente siempre habla igual que la televisión, vas a escuchar que detuvieron a fulano de tal solo por ir de compras o por que se acercó a las oficinas de inmigración y te dicen cuidado no vayas, no nada de eso.
Toda esa gente que detienen es por que tienen problemas con la ley, drogas, robo, estafa, en este país en tanto no hagas daño a nadie, pues nadie te jode ché.
Yo me acostumbré a vivir con mi soledad y como te decía nunca más me enamoré, aunque si tengo una novia en Argentina es una buena señora ché pero es de la religión, tu sabes, y bueno me ha querido bautizar como tres veces y yo no puedo ché, soy católico no me gusta otra religión. Ella me dice no comas esto, no hagas lo otro, eso es pecado y mira ché yo no entiendo.
Mirá ese tipo Bush sigue adelante, al flaco Kerry le falta más energía o quizás esté jodido por el escándalo de Clinton, pero sabes yo prefiero a los demócratas, tiran más para el pueblo.
Como te digo la gente aquí viene a hacer dinero y trabaja muy duro, dos turnos tú sabes doble sueldo y así va ahorrando. Aquí lo que no falta es trabajo entonces cuando no haces plata te miran mal como a mi, dicen que no progreso y bueno ché para que te voy a negar estoy igual o peor que cuando llegue.
Pero aunque tú dirás que no fumo, no bebo tengo un vicio que es peor que todos esos: soy jugador ché un apostador incurable.
Gané mucho dinero sabés, gané una noche en el casino ochenta mil dólares.
Me fui a la Argentina y al Brasil, en seis meses no había nada, regalé mucho dinero a la gente pobre, mucha pobreza ché en todo lugar.
Ahora estoy aquí solo otra vez en mi cuarto y veo fantasmas estoy mal de los nervios, escucho ruidos a veces hablo solo, no sé.
Por eso a veces traigo alguna doña de esas que están solas como nosotros, de las que hay tantas ché en las factorías tu sabes trabajan duro, les digo que necesito un poco de cariño y bueno no todas aceptan algunas me dicen simplemente no y otras se ofenden y me insultan, pero no falta una que siempre acepta, es que también necesitan compañía sienten lo mismo que nosotros ché.
Al final tengo al de  compañía,  llegamos a ser amigos, vienen a cenar los fines de semana, desayunan conmigo estamos juntos y yo siempre les dejo una buena propina, tienen garantizado comida y discreción de mi parte. Bueno ché creo que ya hable demasiado, andá, andá que se te hace tarde trabajar de noche es muy duro que te vaya bien.
….Esperá ché, esperá ¿viste? … nos jodimos ahí está el resultado, ganó Bush ché, ganó, que mala suerte, que mala suerte nos espera ché”

viernes, 30 de septiembre de 2011

‘Loco David’ y ‘Cholo Payet’ lo mataron


Fuente: http://www.perú21.pe/

SIN SALIDA. Acusación fiscal concluye que David Sánchez-Manrique y José Roque Alejos fueron quienes lanzaron del palco a Walter Oyarce. La verdad sobre la muerte de Walter Oyarce está cada vez más cerca. De acuerdo con la acusación fiscal , a la que Perú.21 tuvo acceso, David Sánchez-Manrique, ‘Loco David’, y José Roque Alejos, ‘Cholo Payet’, fueron los que lanzaron al hincha de Alianza Lima del palco C-128 del estadio Monumental.

El documento indica que ambos se “trenzaron a golpes con Walter Oyarce en las gradas del palco C-130 y que al momento en el que (Oyarce) trató de volver al palco C-128 el agraviado levantó su pierna derecha en posición de espaldas a la cancha, apoyado en la baranda de vidrio templado, lo que fue aprovechado por ‘Cholo Payet’ para levantar la pierna izquierda de aquel e impulsarla con fuerza hacia arriba, acción que confluyó con la de David Sánchez-Manrique, quien a su vez lo golpeó hacia afuera con sus dos manos, a la altura del tórax, lanzándolo hacia el vacío por lo que el cuerpo de Walter Oyarce cayó de una altura de ocho metros y se estrelló contra el piso del corredor de la tribuna sur, ocasionándose con dicha caída múltiples traumatismo que lo llevaron a la muerte”.

Según la acusación fiscal, el ‘Loco David’ aceptó haber participado de las agresiones físicas en contra de los hinchas de Alianza Lima, que estaban ubicados en los palcos c-128 y c-130, a quienes veía desde su palco , en el extremo opuesto (E-217-Oriente).

‘Loco David’, sin embargo, ha negado insistentemente que haya sido el autor del crimen. Esta versión, indica el informe, se desvirtúa con la declaración de dos personas (con clave 01 y 02), quienes han referido ser testigos presenciales del hecho. Los dos han coincidido en señalar que ‘Loco David’ y ‘Cholo Payet’ fueron los que arrojaron al vacío a Oyarce. Los sindicados presuntos homicidas han sido reconocidos plenamente por sus características físicas y por la vestimenta que llevaban.

‘Loco David’ habría sostenido que el asesino es ‘Negro Ampilio’.

A LA REJA. Era el único barrista de Universitario que faltaba capturar por el asesinato de Oyarce , quien ayer hubiera cumplido 24 años. José Roque Alejos (42), ‘Cholo Payet’, se entregó a la justicia, ayer a las 10 de la mañana.

El sujeto llegó a una dependencia policial del Cono Norte para ponerse a derecho. De inmediato irrumpieron los peritos de la División de Homicidios y pasó a calidad de detenido.

LA OTRA VERSIÓN. En sus primeras declaraciones en la Dirincri, José Roque insistió en que no mató a Oyarce y responsabilizó a Richard José Valverde Sifuentes (30), ‘Negro Ampilio’, quien arribó a Lima desde Chachapoyas, donde se entregó a la justicia.

“Yo no lo tumbé. Fue otra persona que lo levantó de los pies y lo arrojó”, declaró a la policía.

Por su parte, Valverde reiteró que ‘Loco David’ y ‘Cholo Payet’ le ofrecieron 200,000 soles para que se autoinculpara. Al cierre de esta edición, ‘Cholo Payet’ seguía siendo interrogado. El Ministerio Público solicitó su detención preliminar. Mientras tanto, ‘Negro Ampilio’ continuaba en la Fiscalía de Santa Anita.

ENCARCELADOS. Luego de haber pernoctado en el Ministerio Público, ‘Loco David’ y ‘Calígula’ fueron encarcelados la noche de ayer en los penales de Piedras Gordas y Miguel Castro Castro, respectivamente.

El juez Simeón Campó inició el proceso penal a ‘Loco David’ por los delitos de Homicidio Calificado y disturbios contra Oyarce. A ‘Calígula’ se le abrió instrucción por los delitos de Lesiones Graves y disturbios. La pena mayor en este caso sería de hasta seis años de cárcel. Asimismo, a Fabrizio Grillo, ‘Caliche’ y a ‘Negro Ampilio’ también se les incluyó en el proceso penal por el delito de disturbios con una sanción de hasta ocho años de pena privativa de la libertad.

viernes, 23 de septiembre de 2011

Gastón Acurio: "Perú ahora tiene sabor a diversidad cultural y a oportunidades"

Fuente: http://noticias.universia.edu.pe

El chef Gastón Acurio aseguró ayer en la inauguración de la Feria Gastronómica "Mistura 2011"que Perú, visto desde el resto de países del mundo, tiene sabor a diversidad cultural, a magia, a oportunidades y a una rica biodiversidad de productos para la cocina.
Al participar en la inauguración de la IV Feria Gastronómica Mistura 2011, Acurio sostuvo que probablemente muchos peruanos que se encuentran dentro del país no se dan cuenta de esto y que recién cuando salen al exterior pueden percibir esa mirada.

“Quizá por estar aquí a veces no nos damos cuenta, pero, para el mundo, Perú ya no sabe a violencia, ya no sabe a terrorismo, a corrupción. Hoy día sabe a biodiversidad, a tolerancia, a diversidad cultural, a magia, a riqueza, a oportunidades, y eso debemos mostrar los peruanos”, puntualizó.

Añadió que Mistura es precisamente un ejemplo de ello, pero lo que en realidad busca la feria es demostrar a los peruanos que trabajando unidos, sin importar nuestra condición, podemos ir construyendo ese país que tanto soñamos.

Asimismo, Gastón Acurio, reconocido como uno de los 20 chefs más influyentes del mundo, felicitó la organización de esta nueva versión de Mistura que, señaló, está "más bonita, más grande y más coherente".
"Sabíamos que ahora se podía consolidar ese sueño que iniciamos hace cuatro años, cuando lo que queríamos era hacer de la cocina un instrumento de unión de los peruanos, de promoción de Perú en el mundo, de fortalecimiento de nuestra identidad, de inclusión para nuestros agricultores, de los pescadores artesanales, de generación de oportunidades educativas para los jóvenes, de creación de riqueza", refirió.

Dijo a modo de broma que ahora sí podrá degustar sus anticuchos y su leche de tigre, algo que no pudo hacer en las versiones anteriores debido a que tenía bastante trabajo al estar involucrado en la organización del evento.

Agradeció también a todos los cocineros, los productores regionales que participan y apoyan el desarrollo de Mistura, y que han llegado hasta Lima para mostrar su cocina popular "con el orgullo en el pecho".

miércoles, 21 de septiembre de 2011

LO QUE NO SUCEDE Y SUCEDE


Discurso de Javier Marías durante la ceremonia de la entrega del premio Rómulo Gallegos en 1995


Quizá no sea lo más sensato por parte de un escritor que sobre todo hace novelas confesar que cada vez le parece más raro no ya el hecho de escribirlas, sino incluso el de leerlas. Nos hemos acostumbrado a ese género híbrido y flexible desde hace por lo menos trescientos noventa años, cuando en 1605 apareció la primera parte del Quijote en mi ciudad natal, Madrid, y nos hemos acostumbrado tanto que consideramos enteramente normal el acto de abrir un libro y empezar a leer lo que no se nos oculta que es ficción, esto es, algo no sucedido, que no ha tenido lugar en la realidad. El filósofo rumano Cioran, muerto recientemente, explicaba que no leía novelas por eso mismo; habiendo ocurrido tanto en el mundo, cómo podía interesarse por cosas que ni siquiera habían acontecido; prefería las memorias, las autobiografiías, los diarios, la correspondencia y los libros de historia.

Si lo pensamos dos veces, tal vez a Cioran no le faltara razón y tal vez sea inexplicable que personas adultas y más o menos competentes estén dispuestas a sumergirse en una narración que desde el primer momento se les advierte que es inventada. Todavía es más raro si tenemos en cuenta que nuestros libros actuales llevan en la cubierta, bien visible, el nombre del autor, a menudo su foto y una nota bibliográfica en la solapa, a veces una dedicatoria o una cita, y sabemos que todo eso es aún de ese autor y no del narrador. A partir de una página determinada, como si con ella se levantara el telón de un tesoro, fingimos olvidar toda esa información y nos disponemos a atender a otra voz -sea en primera o tercera persona- que sin embargo sabemos que es la de ese escritor impostada o disfrazada. ¿Qué nos da esa capacidad de fingimiento? ¿Por qué seguimos leyendo novelas y apreciándolas y tomándolas en serio y hasta premiándolas, en un mundo cada vez menos ingenuo?.

Parece cierto que el hombre -quizá aún más la mujer- tiene necesidad de algunas dosis de ficción, esto es, necesita lo imaginario además de lo acaecido y real. No me atrevería a emplear expresiones que encuentro trilladas o cursis, como lo sería asegurar que el ser humano necesita "soñar" o "evadirse" (un verbo muy mal visto este último en los años setenta, dicho sea de paso). Prefiero decir más bien que necesita conocer lo posible además de lo cierto, las conjeturas y las hipótesis y los fracasos además de los hechos, lo descartado y lo que pudo ser además de lo que fue. Cuando se habla de la vida de un hombre o de una mujer, cuando se hace recapitulación o resumen, cuando se relata su historia o su biografía, sea en un diccionario o en una enciclopedia o en una crónica o charlando entre amigos, se suele relatar lo que esa persona llevó a cabo y lo que le pasó efectivamente. Todos tenemos en el fondo la misma tendencia, es decir a irnos viendo en las diferentes etapas de nuestra vida como el resultado y el compendio de lo que nos ha ocurrido y de lo que hemos logrado y de lo que hemos realizado, como si fuera tan sólo eso lo que conforma nuestra existencia. Y no olvidamos casi siempre que las vidas de las personas no son sólo eso; cada trayectoria se compone también de nuestras pérdidas y nuestros desperdicios, de nuestras omisiones y nuestros deseos incumplidos, de lo que una vez dejamos de lado o no elegimos o no alcanzamos, de las numerosas posibilidades que en su mayoría no llegaron a realizarse -todas menos una a la postre-, de nuestras vacilaciones y nuestras ensoñaciones, de los proyectos fustrados y los anhelos falsos o tibios, de los miedos que nos paralizaron, de lo que abandonamos o nos abandonó a nosotros. Las personas tal vez consistimos, en suma, tanto en lo que somos como en lo que no hemos sido, tanto en lo comprobable y cuantificable y recordable como en lo más incierto, indeciso y difuminado, quizá estamos hechos en igual medida de lo que fue y de lo que pudo ser.

Y me atrevo a pensar que es precisamente la ficción la que nos cuenta eso, o mejor dicho, la que nos sirve de recordatorio de esa dimensión que solemos dejar de lado a la hora de relatarnos y explicarnos a nosotros mismos y nuestra vida. Y todavía es hoy la novela la forma más elaborada de ficción, o así lo creo.

En cierto sentido el libro que el jurado del Premio Internacional Rómulo Gallegos acaba de premiar tan aventurada y discutiblemente trata de eso. En el texto que tienen en la mano ustedes se dice que Mañana en la batalla piensa en mi habla, entre otras cosas, del engaño en el sentido más amplio de la palabra, y se cita una frase de la novela que dice "Vivir en el engaño es fácil, y aún más, es nuestra condición natural, y por eso no debería dolernos tanto". Se recuerda que todos vivimos parcial, pero permanentemente engañados, o bien engañando, contando sólo parte, ocultando otra parte y nunca las mismas partes a las diferentes personas que nos rodean. Y sin embargo a eso no acabamos de acostumbrarnos, según parece. Y cuando descubrimos que algo no era como lo vivimos - un amor o una amistad, una situación política o una expectativa común y aún nacional- se nos aparece en la vida real ese dilema que tanto puede atormentarnos y que en gran medida es territorio de la ficción: ya no sabemos cómo fue verdaderamente lo que parecía seguro, ya no sabemos como vivimos lo que vivimos, si fue lo que creíamos mientras estábamos engañados o si debemos echar eso al saco sin fondo de lo imaginario y tratar de reconstruir nuestros pasos a la luz de la revelación actual y del desengaño. La más completa biografía no está hecha sino de fragmentos irregulares y descoloridos retazos, hasta la propia. Creemos poder contar nuestras vidas de manera más o menos razonada y cabal, y en cuanto empezamos nos damos cuenta de que están pobladas de zonas de sombra, de episodios inexplicados y quizá inexplicables, de opciones no tomadas, de oportunidades desaprovechadas, de elementos que ignoramos porque atañen a los otros, de los que aún es más arduo saberlo todo o saber un poco. El engaño y su descubrimiento nos hacen ver que también el pasado es inestable y movedizo, que ni siquiera lo que parece ya firme y a salvo en él es de una vez ni es para siempre, que lo que fue está también integrado por lo que no fue, y que lo que no fue aún puede ser.

El género de la novela da eso o lo subraya o lo trae a nuestra memoria y a nuestra conciencia, de ahí tal vez su perduración y que no haya muerto, en contra de lo que tanas veces se ha anunciado. De ahí que acaso no sea justo lo que he dicho al principio, a saber, que la novela relata lo que no ha sucedido. Quizá ocurra más bien que las novelas suceden por el hecho de existir y ser leídas, y, bien mirado, al cabo del tiempo tiene mas realidad Don Quijote que ninguno de sus contemporaneos históricos de la España del siglo XVII; Sherlock Holmes ha sucedido en mayor medida a la Reina Victoria, porque además sigue sucediendo una vez y otra, como si fuera un rito; la Francia de principios de siglo más verdadera y perdurable, más "visitable", es sin duda la que aparece en En busca del tiempo perdido; e imagino que para ustedes la imagen más auténtica de su país estará mezclada con las páginas inventadas de don Rómulo Gallegos. Una novela no sólo cuenta, sino que nos permite asistir a una historia o a unos acontecimientos o a un pensamiento, y al asistir comprendemos.

Saber todo eso -querer creerlo es más exacto- no resulta a veces bastante para el escritor, mientras está escribiendo. Hay momentos en los que yo levanto la vista de la máquina de escribir y me extraño del mundo del que estoy emergiendo, y me pregunto cómo, siendo adulto, puedo dedicar tantas horas y tanto esfuerzo a algo sin lo que muy bien podría pasarse el mundo, incluyéndome a mi mismo, como puedo ocuparme de relatar unas historia que yo mismo voy averiguando a mediada que la construyo, cómo puedo pasar parte de mi vida instalado en la ficción, haciendo suceder cosas que no suceden, con la extravagante y presuntuosa idea de que eso puede interesar algún día a alguien. Cómo según definió la actividad literaria el novelista y ensayista y poeta Robert Louis Stevenson, "puedo estar jugando en casa, como un niño, con papel". Todo escritor es aún mas lector y lo será siempre hemos leído mas obras de las que nunca podremos escribir, y sabemos que ese interés, ese apasionamiento, es posible porque lo hemos experimentado centenares de veces; y que en ocasiones comprendemos mejor el mundo o a nosotros mismos a través de esas figuras fantasmales que recorren las novelas o de esas reflexiones hechas por una voz que parece no pertenecer de todo al autor ni al narrador, es decir, no del todo a nadie. Averiguamos también que quizá escribimos porque algunas cosas sólo podemos pensarlas mientras lo hacemos, aunque cuado me preguntan eso tan reiterado, por qué escribo, prefiero contestar que para no tener jefe y para no madrugar. Además creo que es verdad, mucho más que lo que les acabo de decir aquí.

Lo cierto es que recibir un premio como el Rómulo Gallegos supone, además de un honor y una gran alegría, una especie de recordatorio benévolo para el futuro. Cuando escriba mi próxima novela, y de vez en cuando haga un alto y levante la vista y me extrañe de lo imaginario que me habrá absorvido durante largo rato, podré pensar que, en contra de mis previsiones y mis aprensiones, una vez, muy lejos de mi país, hubo unos lectores generosos y atentos que no sólo comparten la lengua en la que me expreso sino que lograron interesarse por lo que yo inventé e incorporé al cúmulo interminable de lo que a la vez no sucede y sucede, o lo que es lo mismo, de lo que pudo y puede ser.


*Javier Marías Franco, escritor, traductor y editor de nacionalidad española (Madrid,1951)
*Datos del escritor: http://es.wikipedia.org/wiki/Javier_Mar%C3%ADas

sábado, 17 de septiembre de 2011

¿QUE ES MISTURA?

Fuente: http://www.mistura.pe/


Mistura se ha consolidado en pocos años como la feria gastronómica más importante de América Latina y adquiere creciente notoriedad internacional. Y es que no es solo un festival de comidas, sino mucho más. Es una fiesta donde los peruanos de los diversos sectores sociales, edades, género nos reunimos sin distingos sociales alrededor de nuestras ollas y fogones para celebrar nuestra tradición culinaria, sorprendernos ante nuestra creatividad, reafirmar nuestra identidad y celebrar nuestra diversidad cultural. En el Perú a lo largo de los siglos la comida ha estado asociada a las Fiesta. Es en ocasión de las fiestas patronales, Inti Raymi, San Juan, Cruz de Motupe, Señor Cautivo, navidad, semana santa y festejos familiares (matrimonios, cumpleaños, bautizos) que se han preparado los mejores potajes utilizando técnicas y recetas que nuestras guisanderas y cocineros han transmitido de generación en generación. En las fiestas y en las tradicionales picanterías la comida ha ido de la mano de la música y de la confraternización social entre los peruanos de los diversos estratos. Este es espíritu que predomina en Mistura.
La feria reúne a los diversos actores de la cadena gastronómica del Perú: pequeños agricultores, productores de pisco, cocineros, panaderos, vivanderas, dulceras, huariques, restaurantes, institutos de cocina, empresas procesadoras de alimentos.
En Mistura rendimos un homenaje especial a nuestra madre tierra. La naturaleza ha sido pródiga con el Perú. A lo largo de sus 7 mil años de historia, nuestra patria sigue ofreciendo una de las despensas más fascinantes del planeta. Y parte de esa riqueza se debe al hombre peruano. Al diálogo respetuoso que entabló con la pacha mama, con sus 85 entornos geográficos y climáticos. Esa ha sido la fórmula mágica para tener esa variedad de productos que hoy Mistura congrega en el Gran Mercado y son parte fundamental de la gastronomía peruana y la alimentación mundial.
La riqueza de nuestra gastronomía se sustenta en la historia y en la confluencia de particulares estilos culinarios e insumos de las diferentes regiones del Perú. A esto se suma en los últimos 5 siglos el aporte de los sabores europeos, árabes, africanos, chinos, y japoneses. Los peruanos hemos decidido contarle al mundo lo orgullosos que nos sentimos de nuestra cocina. Pero, sobre todo, queremos compartir los valores que marcan nuestro camino: tolerancia, respeto, compromiso con el medio ambiente y responsabilidad social. Buscamos que la cocina no sea un fin, sino un medio y se convierta en un instrumento de desarrollo inclusivo, identidad cultural, desarrollo e integración social.