Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2010

El poeta Héctor Rosas Padilla habla sobre su madre

Imagen
GREGORIA PADILLA, UNA ASOMBROSA MADRE CAÑETANA



(Reflexión)

¡Qué grande y asombrosa fue mi madre! Asombrosa por su manera de amar a sus hijos, como solamente las gaviotas aman al mar. Por perdonarnos cuantas veces le hacíamos llorar lágrimas de sangre. Asombrosa por defendernos como una leona de la envidia y la avaricia. Por convertir los pedregales en campos de tubérculos para que el pan no faltara en nuestra mesa. Pero fue más asombrosa aún porque no sabiendo leer ni escribir fue luz en nuestro camino, y luchó a la par con mi padre para que no solamente aprendiéramos lo que ella no sabía, sino para que fuéramos personas ilustradas.
Sí, la verdad es ésta: mi madre sólo conoció algunas letras del abecedario, aunque estoy seguro que le hubiera gustado leer la biblia o escribir un poema, pero lo que sucede es que ella nació en una época en que la escuela no debía estar en los sueños de las mujeres del campo.
Para el mundo, mi madre fue una iletrada, alguien que vivió en las tinieblas. Y el m…

Un Día Con Mis Estaciones

Imagen
Por: Néstor Rubén Taype Suena el despertador, son las cinco de la mañana, después de darme algunas vueltas en la cama consigo sentarme, respirar profundo para despertar completamente.
Prendo el televisor para escuchar las noticias del día y el bendito tiempo, pero sobretodo para no volver a caer en los brazos de Morfeo.
Tengo que volar para hacer mis cosas por que antes de las seis y treinta tengo que estar fuera esperando mi bus.
Cada mañana y cada noche uno siente más la soledad de vivir en este país. La compañía de tu televisor plasma, celular último modelo o de tu computadora moderna no aminora esas ausencias de padres, hijos o esposa, entonces uno asimila eso que dice…. “Hay golpes en la vida tan fuertes… yo no sé”
Mejor no pensar, hay que hacer dinero y mandarlo a Lima.
Un vaso de jugo de naranja, un café con leche, un pan con mantequilla y mermelada decora mi estomago completando el cuadro que necesito para salir al trabajo.
Debo ir para la estación de Newark y estoy a unos cuarenta…