sábado, 13 de marzo de 2010

Poemas de Roger Santiváñez


ROGER SANTIVAÑEZ (o "el último poeta maldito") es uno de los más importantes vates peruanos. Libro que publica levanta una gran polvareda y hace noticia en los mundos culturales, por los temas que aborda y por su manera de tratar, a veces irreverentemente, al lenguaje. Nació en Piura y ha vivido preferentemente en los infiernos deslumbrantes de las grandes ciudades. Es autor de muchos libros y algunos de sus poemas han sido traducidos a varios idiomas. Ha leído sus versos en Cuba, Estados Unidos, Canadá, Francia, España, Argentina y México. Actualmente es profesor de español en Saint Joseph's University en Filadelfia. (Héctor Rosas Padilla)


Plegaria


Amo tu sonrisa de rosa sobre mí
Moviéndote eres un mar devastador
Que posee entera paradisíaca luz

En la penumbra densa & ligera
Brillas como del firmamento
La más lejana estrella sur

Monte deleitoso me das el dulce estilo
Ahora que el aire es leve brizna q’se mueve
y me abre las compuertas del deseo

Un ansia enferma mi corazón esmalta
Como a los arrozales el surtidor alcanza
O la neblina ciega el amanecer en Lima







Aganipe

Esmeralda superficial cubre los cuatro
Puntos cardinales mi visión amplía se remonta
Utópica horizonte alucinado & el viento preci

Pita cadencia recurrente en mis oídos gigan
Tesco caracol a través del salino perfume el
Chapoteo feliz de rizada niña rubia por

La ingrávida sinrazón oh silueta cuántica
Adhiere espejos a millares bajo el sol candente
Ilumina a forro amanecer andino truqueado

La gaviota se pasea en mi delante & el dueño
Del ritmo sigue interpretando su canción inmóvil
Incesante marea que aluniza en el poema

Y lo derrite





Hipokrene

Repisas acuosas una tras otra surcos cobalto
Alfombras de espuma sucesivas brinca barroca in
Vasión atropellándose deglusión ourobórea máquina

Montubia albo impecable avanza & se resaca en
Ondular insomne su voz forjada al viento se re
Tuerce & superpone en infinita & alocada melódica

Rítmica reiterativa indescifrable rumores redi
Vivos redoble de tres tiempos helados en la ele
Vación que rápidamente se deshace renaciendo

Estruendo rock otra vez inusitada suavidad
Al llegar a su final despliega brevísimo silencio
De nuevo atravesado superpuesto recomienzo es

Cuchar nunca va a acabar


No hay comentarios.: