viernes, 15 de mayo de 2009

Amistad Peruano - Chilena ....Cuerdas Separadas o ....Cuerdas Inflamadas


Quizás nunca se imaginaron los gobernantes de turno del país del sur que habernos ganado la guerra del 79 pudiera después de ciento treinta años resultarle toda una pesadilla.
Se ha escrito mucho sobre esta guerra en la que también estuvo involucrada Bolivia, país que conjuntamente con el nuestro formaron alguna vez el sueño de la Confederación Perú-Boliviana, propugnada por el general Santa Cruz, acaso el mejor proyecto de unidad.
Sin embargo el 20 de enero de 1839 en la Batalla de Yungay este proyecto terminó con la derrota de Santa Cruz a cargo del llamado Ejercito Unido Restaurador, conformado por peruanos (entre ellos el General Gamarra y Ramón Castilla) y el ejército chileno, unidos ambos por diferentes intereses.
Paradójicamente esta batalla nos es muy conocida en los libros de historia de nosotros, pero si es bien conocida en la historia de Chile.


“La Batalla de Yungay no tiene en la memoria histórica del Perú la misma importancia que tiene en Chile. Mientras en este último país se la recuerda como un hito fundacional de la nación chilena, en el Perú no se conmemora oficialmente, ya que las guerras de la confederación se vivieron más como una guerra civil que como una guerra externa” Fuente….www.Wikipedia.org


Ya sabemos que tanto peruanos como bolivianos en 1879 tenían un ejercito precario y además desunidos y por esta razón nada pudieron hacer para detener la invasión chilena que terminó cerrando a Bolivia sin derecho al mar y Perú perdiendo Arica. Nuestros vecinos se embarcaron en esta empresa por muchas otras razones y también con la seguridad que ganarían esta guerra pues la proporción entre tropa y armamento era inmensamente favorable a ellos. Bien, pero lejos de derrotarnos no se contentaron solamente con eso, sino tenían que dejarnos en la peor situación que fuera posible para evitar un revancha. Por lo que allí vino la quema de haciendas y ciudades, además del robo y saqueo de la Biblioteca Nacional y algunos monumentos. En otras palabras, caído el combatiente peruano, luego de la batalla era rematado, luego iban a su cabaña a robarle la lamparita o vela que alumbraba su casa y además su pequeño libro de cabecera. Dice en los textos chilenos que el encargado de hacer el recuento de los libros traídos a Santiago luego de la guerra, hizo del conocimiento de sus superiores que le habían encargado una nefasta labor, mejor dicho, elevo su protesta.
Luego de un pelea entre un peso-pesado contra un peso pluma, pues el primero después de noquearlo, va y lo sigue pateando en el suelo hasta tirarlo fuera del ring, verdad.
Que paso en los siguientes años con nuestro vecino del sur? Pues nada más que comenzó a armarse tanto como pudiera siempre con la idea que luego de esa abusiva guerra saldría un gobierno peruano a cobrarle la deuda, o quizás un boliviano. Esta posibilidad se especuló durante el gobierno dictatorial del general Velasco Alvarado, aunque realmente no se sabe a ciencia cierta si esto fue verdad, Chile en aquel entonces pasaba por su peor momento político y económico. El tiempo ha pasado y la relación de los gobiernos siempre han sido tirantes a pesar de los esfuerzos de cada una de las cancillerias en las llamadas ‘cuerdas separadas” estas siempre terminaron en “cuerdas inflamadas” Hasta hace pocos años estábamos acostumbrados a las rechiflas de nuestros vecinos hacia los cantantes peruanos en cada competencia en su festival de viña del mar mas no había respuesta de parte nuestra. De allí la algarabía con la que recibió buena parte de nuestra población las frases vertidas por el general Donayre que ocasiono un roce en las relaciones con el gobierno de la presidenta Bachelet.
Desde el 90 con el gobierno del ingeniero Fujimori, a pesar del buen grado de corrupción que existió, de todas formas se inicio un proceso de reactivación económica y un reordenamiento del país que se mantuvo con el gobierno de Alejandro Toledo y ahora con el presidente García Pérez. En ningún caso se ha pretendido un armamentismo con el ánimo de recuperar territorios perdidos durante la guerra sino más bien afianzar nuestra economía, alcanzar el nivel de los chilenos y sobrepasarlos. Aquí se da un caso inusual pues la relación con los empresario chilenos van de maravilla, mas no con su gobierno. Luego de las astillas que produjeron las declaraciones del general Donayre, en contra de lo que decía su gobierno, llego una delegación de empresarios chilenos al Perú justamente en esos días difíciles.
Hoy nuestro vecino no se ha detenido en su carrera armamentista pues tiene poderosas razones para hacerlo, pero se olvida que los tiempos cambian y no siempre se puede tener una economía sólida. Ya se dan reclamos dentro de sus mismos políticos chilenos que cuestionan estas acciones reclamando más inversión para sus pobres y desposeídos que el alto porcentaje que señalan para el armamento de sus fuerzas armadas.
La pobreza no es ajena a ningún país y menos sudamericano, el programa de televisión por cable llamado “Mea Culpa” de Chile muestra lugares que en nada se diferencian con las nuestras, pequeñas chozas en esos arenales inclementes y que viven sus pobladores en un abandono increíble. Desde hace algunos años el gobierno de Chile tiene el reclamo de Bolivia sobre su salida al mar, como una “pulga en la oreja” o como una “piedra en el zapato” situación incomoda y que Bolivia reclama en cada cumbre o foro donde participa. Ya algunos líderes como Fidel Castro se manifestaron a favor causando el obvio malestar al gobierno Mapocho. Perú presento su reclamo sobre la delimitación marítima con Chile a la Corte de Haya con sólidos argumentos y espera paciente el desenlace. Fuera de las discrepancias entre los partidos políticos peruanos y las preferencias de determinado candidato de la población, hay algo que es definitivo; la economía peruana seguirá creciendo a pesar de la crisis. Mientras nuestro vecino sigue armándose con el pretexto de prepararse siempre por lo que paso el 79, una pesadilla que no acaba; ¿acaso espera llegar al momento en la que tendrá que intercambiar sus misiles y submarinos por pan y leche?

sábado, 9 de mayo de 2009

El Pecado del Padre Alberto....amar demasiado a su prójimo


Las portada de una revista en Miami levanto una vez mas el escándalo en la Iglesia Católica sobre una gravísima falta de uno de sus clérigos mas populares y conocidos en esta ciudad, nada menos que del padre Alberto.
El lamentable pecado de este sacerdote es estar amando demasiado a su prójimo, es decir más allá de los límites que le permiten su investidura.
Como ser humano no tendría nada de raro cometer este acto tan natural de estar con su pareja, acariciarse, tocarse como cualquier mortal.
El problema es que el sacerdocio tiene como condición aceptar voluntariamente el celibato, que no es más que la abstinencia de tener sexo. Una regla creada en siglos pasados que ahora vemos espantados en estos tiempos como una condición que va contra los derechos de la persona humana.
Desconocemos cuando, como y quienes impusieron esta orden y bajo que razones pero se me ocurrió buscar algo en la biblia y encontré esto en la epístola de 1ra de Corintios capitulo 7 versículos 1 en adelante, escrito por el apóstol San Pablo.
……” En cuanto a las cosas que me escribisteis, bueno le seria al hombre no tocar mujer; pero a causa de las fornicaciones cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido”
…..” Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo (soltero) pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno a la verdad de un modo y otro de otro”……………….
…..“Digo pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo, pero, si no tienen el don de la incontinencia, cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando”
Si se lee todo el capitulo siete de este evangelio escrito por San Pablo, uno descubre que el apóstol muestra su apoyo y sugiere subliminalmente la incontinencia sexual, del que él hace alarde. En otra parte afirma que la mujer u hombre que decida casarse hace bien, pero si no lo hace, es mejor. Con esta frase “es mejor” o “hace mejor” el evangelista reafirma su preferencia a la castidad.

Imagino al padre Alberto muy joven con esa vocación de servicio a Dios y también ese deseo de ayudar a su prójimo, pensó que esta carrera era la más adecuada y que le permitiría brindar un mejor servicio a la comunidad.
Y creo que lo logró con creces, basta ver la cantidad de actividades que realizo a través de programas de televisión, radio, revistas y libros publicados.
Mas no contaba que su naturaleza de ser humano no iba a responder positivamente al celibato, ya en más de una entrevista había mostrado su discrepancia con esta regla, aunque no lo había manifestado con claridad.
Quizás sus problemas de escabullirse del sexo opuesto ya habría comenzado desde sus graduación como sacerdote, pues sus calidades de persona y profesional venia de la mano con un físico bien parecido o “pepón” como decimos los peruanos y que no era un secreto escuchar a las señoras y jovencitas su admiración por este clérigo moderno, por la que ellas suspiraban y soñaban con ir a su confesionario para declararle su amor.


Como era de esperarse la Iglesia Católica ya manifestó su malestar por la actuación de su pastor y seguramente evalúa las sanciones. Mientras el ha sido retirado como párroco de la iglesia San Francisco de Sales de la Arquidiócesis de Miami.
Solo el hecho de haber sido sorprendido por los paparazzis con un “ampay” tan igual como a cualquier artista del medio, hace que le reste cierta sinceridad al padre Alberto, pues hubiera sido mejor que el mismo lo confesara.
Por cierto cabe la pregunta ¿desde cuando andaba en ese affaire y acaso aparecerán otras féminas a decir que tuvieron confesiones privadas con el reverendo?
El padre Alberto ya pidió perdón a sus feligreses como tenia que ser y seguramente a su Iglesia también, pues aunque no este de acuerdo con ciertas reglas estas son determinantes para mantenerse dentro.
Las opiniones están y seguirán divididas unos a favor otros en contra y supongo que el tema tendrá para rato.
Puede que el padre Alberto haya dado un paso importante en este tema, todavía falta su opinión mas calmada que ahora, se espera una explicación mas sosegada sobre su actuación y sobre todo su decisión de mantenerse o no dentro del sacerdocio.
Por lo pronto ha declarado no estar arrepentido por amar a una mujer y eso tiene todo el sentido del mundo. De alguna manera él esta moviendo tal vez esos viejos muros, dogmas y fundamentos con los que fue fundado la Iglesia y que a todas luces ya no son aceptados con esa devoción y silencio de hace siglos como lo es en este caso el Celibato.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Amanecer Inmigrante



Seis de la mañana, un día lunes de marzo aún la madrugada esta algo oscura en esta ciudad poblada por un gran número de hispanos de todos los colores, Harrison es su nombre y se encuentra en algún lugar de los Estados Unidos, es más bien un pueblo pequeño casi se puede contar sus cuadras con los dedos y todos se conocen de tanto verse.
La panadería ubicada en la avenida principal, como todas las mañanas está llena de gente que no tiene tiempo de preparar nada en casa y sale a servirse un desayuno al paso, un pan con mantequilla y un café. 
El tiempo apura, hay una cola que no se acaba, las chicas que atienden en el mostrador se esmeran por servir rápido a los clientes, es la hora del trabajo y todos lucen apurados. El olor a pan calentito es una delicia y hace agradable la espera.
- ¿Como quiere su café con una o dos de azúcar?
- Solo una mi amor – dice una señora entrada en años
Se saludan, se escuchan muchas voces cada quien con sus acentos, ese canto, ese tonito que delata su origen, todos de diferentes culturas y costumbres, todos o casi todos coinciden en el idioma y en tratar de mantener el empleo seguro.
- Habla jugador - dice uno
- Pasa compadrito - responde el otro.
Entonces por allí se escucha susurrar a alguien que dice en voz baja – ese perucho trabaja conmigo.
Luego salen con sus vasos en la mano, el frío aprieta y el invierno que casi se está yendo aun golpea y obliga al abrigo. El primer mordisco a ese pan con mantequilla recién salido del horno mezclado con el café con leche, al que le dicen “regular cofee”, eleva al paraíso, no solo calienta el cuerpo, también calienta el alma.
Unos van a los paraderos de buses para otra ciudad, otros a las conocidas esquinas esperando el transporte de las agencias de empleo que los llevara a su destino. El cielo permanece nublado y solo los faroles de la ciudad todavía encendidos, alumbran con cierta palidez los rostros de los taciturnos caminantes, caminantes inmigrantes, que aunque estén aquí el corazón siempre estará allá, en el terruño, recordando, recordando.